13 de Noviembre de 2018

Opinión

El futbol y el medio ambiente

En los baños de un estadio con capacidad para 105 mil espectadores se utilizan unos 31,950 litros de agua durante el medio tiempo de un partido.

Compartir en Facebook El futbol y el medio ambienteCompartir en Twiiter El futbol y el medio ambiente

Con motivo de que hoy se juega la final del futbol mexicano, me permitiré ejemplificar cómo influye en el medio ambiente un evento de esta naturaleza, ya que, como usted verá, hay grandes implicaciones cuando se lleva al cabo un evento con masiva afluencia de espectadores.

Primeramente imaginemos el escenario: un estadio con capacidad para poco más de 105 mil espectadores, 28 puertas de acceso, una entrada principal y 12 pasillos de flujo de personas para el ingreso y la salida de los asistentes al evento y 12 baños: 6 para damas y 6 para caballeros. Muchos aficionados acostumbran, antes de ocupar su lugar, pasar al baño a hacer sus necesidades para no tener que hacerlo una vez que el partido haya arrancado y así no perder ningún detalle del encuentro.

Cuando el respetable escucha el agudo sonido del silbato del árbitro, la adrenalina comienza a surtir efecto en el cuerpo, conforme avanza el partido la sed se hace presente y la necesidad de hidratarse no se hace esperar; entonces, el espectador (cuando menos el 80 por ciento de los asistentes) comienza a ingerir su bebida favorita, dulce o amarga pero que intentará satisfacer su sed.

Al paso de los minutos el líquido comienza a hacer su efecto y provoca la necesidad de desalojarlo, pero nadie se mueve, nadie quiere perderse ningún detalle del juego, aunque una vez que el silbante anuncia que el medio tiempo ha concluido, todos corren al baño para descargar la emoción líquida acumulada durante 45 minutos.

¿Y qué cree, amigo lector? Los baños son abarrotados por personas con la necesidad de descargar y se da inicio al interminable proceso de inyección de líquidos al drenaje utilizando grandes cantidades de agua, ya que las descargas tan constantes requieren de mucha agua para volver a recargar los depósitos de los mingitorios e inodoros y el tiempo entre descarga y carga es muy corto, porque el intermedio dura tan sólo 15 minutos y en ese corto espacio de tiempo los baños son sobrecargados.

Ahora hagamos un ejercicio: hay 12 baños, cada uno de los seis baños para las damas tiene 8 inodoros y los 6 baños para caballeros tienen tres barras de descarga con agua corriendo de manera continua durante varias horas, y 6 inodoros, si cada inodoro es de 11 litros y se calcula que en el espacio de 15 minutos se tira de la cadena unas 450 veces.

Eso nos arroja una descarga de 4 mil 950 litros de agua en inodoros, y si le sumamos el flujo continuo de agua de las 18 barras de descarga en los baños para caballeros en donde se calcula la derrama de 100 litros por minuto en cada barra (las barras tienen la llave abierta permanentemente) eso nos da un total de 27 mil litros de agua; si sumamos las descargas de agua de los 12 baños eso nos da una cantidad de 31,950 litros sólo durante el tiempo que dura el descanso de los jugadores de ese partido.

A esto le podemos sumar la complicación de la descarga al drenaje, ya que las líneas de conducción se sobrecargan por obvias razones, y es que en poco tiempo la inyección de líquidos y desechos satura las tuberías y las descargas en las líneas de conducción resultan insuficientes y luego vienen los derrames.

Este tipo de actividades complica la disponibilidad del vital líquido, ya que, como sabemos, el planeta sufre de escasez de agua, y nuestra huella ecológica tiende a ser negativa en gran medida. En la actualidad en algunos espacios deportivos están instalando baños ecológicos y de uso industrial, utilizando nuevas tecnologías que nos permiten emplear menos agua y propiciando alternativas de consumo y desarrollo hacia una sustentabilidad, acción cada día más urgente en nuestro planeta.

Cuando nos ponemos a analizar estos eventos, nos damos cuenta de lo importante que es atender las situaciones ambientales y la interacción de los humanos con nuestros recursos naturales y a la vez nos da la pauta para valorar lo importante de nuestros recursos y los servicios ambientales que éstos nos brindan.

Si usted es muy aficionado a cualquier deporte, le invito a analizar estos datos y conocer de cerca acciones que usted puede aplicar en beneficio de todos. El agua es uno de los recursos naturales más preciados que tenemos.

Con este pequeño ejercicio, nos podemos dar cuenta de que los deportes también influyen en nuestro medio ambiente, y es que en situaciones donde participa una cantidad importante de personas por lo general se genera un impacto en nuestros recursos naturales, se incrementa la generación de residuos sólidos y se genera un impacto al ambiente.

Después de este análisis lo invito a apoyar a su equipo y ojalá salga victorioso , pues al fin al cabo el deporte es sólo una competencia y como tal debemos entenderlo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios