16 de Diciembre de 2017

Opinión

El gallo que canta en el monte

El canto del gallo es como un reclamo para que se realicen las ceremonias que eran practicadas por los campesinos.

Compartir en Facebook El gallo que canta en el  monteCompartir en Twiiter El gallo que canta en el  monte

Hace más de 20 años, cuando realizaba múltiples inspecciones por el sur del estado de Yucatán, hacíamos viajes que duraban  varios días ejecutando una de las funciones principales del INAH que es inspeccionar las zonas arqueológicas para dar fe de posibles afectaciones a vestigios mayas y supervisar y orientar el desarrollo de obras relacionadas con infraestructura agrícola.

Para cumplir las actividades cotidianas siempre fue indispensable la guía de los excelentes custodios de la brigada volante del INAH Mario Magaña y Pedro Góngora.

Un día que recorríamos montes en el sur de la población de Xul, municipio de Oxkutzcab, ya por la tarde, después de haber caminado varios kilómetros en vereda, nos sentamos en unas piedras para tomarnos un descanso.

En la quietud y el silencio del monte, nos disponíamos a degustar una jícara de pozole en tanto llegábamos al pueblo, pero entonces el silencio se rompió con el canto de un gallo.

Sorprendido, le pregunté a Mario si estábamos cerca de alguna ranchería y me dijo que  no, que estábamos lejos de los poblados. Le pregunté inmediatamente si había gallineros cerca. Nuevamente contesta con una negación. Para convencerme me llevó hasta donde se suponía que estuviera el gallo cantando. No había nada; entonces uno se incomoda o más bien, como se dice en yucateco, le entra a uno el miedo.

Mario me explicó que en determinados lugares, como antiguas rancherías y milpas, la gente realizaba ceremonias para pedir la benevolencia de los dioses en las que era necesario enterrar un gallo en el suelo. Después de muchos años  se abandona el lugar y se dejan de realizar las ceremonias.

Entonces aquellos gallos sacrificados cantan alrededor de las fechas que se hacían las rogativas. El canto del gallo es como un reclamo para que se realicen nuevamente las ceremonias que eran practicadas por los campesinos.

Mario comentaba que regularmente estas ceremonias deben realizarse con mucha responsabilidad, ya que son una forma de ofrendar y pedir la benevolencia de Dios y de la Madre Tierra.

Es como una manera de alimentar a los dioses y recibir sus bondades por medio del cuidado de los cultivos, lograr una buena cosecha y cuidar de los animales del agricultor. Esta es una forma de buscar el buen sustento del campo.

Después de la explicación y de haber tomado el descanso nos alejamos del lugar en donde el gallo cantó.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios