16 de Noviembre de 2018

Opinión

El gato con mota

“Si descubro que me están haciendo de gato los tamales, se los va a cargar el payaso”...

Compartir en Facebook El gato con motaCompartir en Twiiter El gato con mota

“Si descubro que me están haciendo de gato los tamales, se los va a cargar el payaso”, es la amenaza de un alto mando de la policía estatal a sus subalternos, quienes tragan saliva y mueven la cabeza rápidamente de derecha a izquierda sin saber cómo reaccionar, al tiempo que prometen: “No mi jefe, jamás haríamos eso, se lo juramos. ¡Cómo va a creer semejante barbaridad, de no reportar lo que entra al Cereso!

Esas escusas crispan más al encumbrado jefe, y suelta raudo manotazo en la mesa, en la que todos están sentados, para lanzar la interrogante refutadora. “Entonces, cómo es posible que estos méndigos internos estén todas las noches drogados y ustedes no se enteran que está entrando droga al penal. O me están haciendo de chivo los tamales o alguno de ustedes se está pasando de lanza”. Los uniformados enmudecen al escuchar al hombre de las estrellas.

En tanto esa discusión ocurre en algún lugar de Chetumal, el experimentado delincuente continúa con su plan: introduce diariamente medio kilo de droga al Centro de Inserción Social (Cereso), ubicado en las afueras de la ciudad, a un costado del aeropuerto.

Fue precisamente en este centro penitenciario donde a mediados de enero pasado fueron asegurados 28 gallos de pelea y un lagarto escondido en un foso. Un episodio surrealista que sorprendió a todo mundo en esa ocasión.

Pues, bien, el método del experimentado “narco” es simple. Cada noche se protege con las sombras de la noche, se arrastra por los suelos, se agazapa en los rincones y trepa las enormes bardas. Lo curioso del caso es que no utiliza equipo de alpinismo para realizar sus proezas de rapel.

Los muros impenetrables, según el general Villa, son burlados una y otra vez por este ágil e intrépido escalador, para quien saltar el muro todas las noches es cuestión de rutina; pan comido a fin de cuentas para este personaje fantasmal.

El equipo donde introduce droga es casi una obra artística. Se trata de una mochila camuflajeada de unos 15 centímetros, con cremalleras y arneses, que ya quisieran Gucci, Christian Dior, o Milano.

Las características de este temerario narco son inquietantes, dignas de sorprender al más experimentado y que habrían encajado a la perfección en un personaje de historieta de esos que son capaces de la misión más complicada, prácticamente cercana a lo imposible: condición atlética que le permite saltos de cinco veces su altura, de un brinco. Los poderosos músculos y la flexibilidad de su espina dorsal le facilitan lanzarse al aire y caer sin sufrir daño.

Mira antes de saltar, calculando la distancia del aterrizaje, siempre que sea una altura controlable. Cuando gira, la coordinación y el sentido del equilibrio son insuperables.

En síntesis, su naturaleza lo hace un implacable cazador nato. A sus víctimas las destaza, decapita y luego se las traga con inocultable satisfacción.

Pese a estas condiciones, el bandido bigotón acaba con su carrera delictiva al ser capturado por el mismísimo general Carlos Bibiano Villa Castillo, quien tomó las riendas de Seguridad Públicas al iniciar la presente administración.

Para no despreciar tal proeza, cito sus declaraciones. “Hace unos días, después de una ardua labor de inteligencia, atrapamos a un gatito, con su mochilita, en cuyo interior portaba medio kilo de mota”.

No es broma. El bandido en mención no es más que un singular gato que ridiculiza a los hombres de Villa, dejándolos como papanatas. Cada noche el felino, con mochilita encima, sorteaba cada uno de los filtros de seguridad sin ser detectado por los hombres más diestros, asignados en el Cereso, quienes entretenidos con lectura pornográfica, no detectaron la presencia puntual del “gato con mota”.

En serio, esto no es broma, aunque tiene todos sus ingredientes. Villano, como le dicen los polis a este célebre general, atrapó finalmente al alpinista gatito, o el osado narco peludo y bigotón.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios