21 de Septiembre de 2018

Opinión

El IFE aplazó...aplicar la multa

Zambrano desconoce por lo visto que la pura suma del importe de las facturas que presentaron PRD, PT y Movimiento Ciudadano delata el rebase del monto permitido.

Compartir en Facebook El IFE aplazó...aplicar la multaCompartir en Twiiter El IFE aplazó...aplicar la multa

El dirigente del PRD, Jesús Zambrano, exige la renuncia del presidente del IFE, Leonardo Valdés, y del titular de la Unidad de Fiscalización del instituto, Alfredo Cristalinas, por avalar el dictamen sobre los gastos de las campañas presidenciales en que se demuestra que la Coalición Movimiento Progresista gastó casi 50 millones de pesos más de lo que la ley permite.

Desconoce por lo visto que la pura suma del importe de las facturas que presentaron PRD, PT y Movimiento Ciudadano delata el rebase del monto permitido.

Ignora también que el 29 de octubre de 2012 se le entregó al representante de los tres partidos, Xavier Garza, del PRD, el primer oficio de “errores y omisiones”.

¿No sabe que a sus canchanchanes se les hicieron 111 observaciones en la primera reunión técnica de los auditores de la Unidad de Fiscalización con los administradores de la coalición, ni que éstos supieron de otras ¡157! en la segunda? (En ésta, del 7 de diciembre, se les informó que la revisión arrojaba ya un rebase de más de 39 millones de pesos).

Entre las vaciladas que propalan los afectados por la multa propuesta en el dictamen, cuya discusión pospuso una semana el Consejo General y que el miércoles resolvió debatirlo hasta julio (cuando la Fiscalizadora presente sus dictámenes de las candidaturas a cargos inferiores a la Presidencia), es que a la Coalición se le dio “trato desigual” en la aplicación de las normas del prorrateo.

Pero el artículo 177 del reglamento permite a los partidos maniobrar en esa rendija; data de 1998, y los partidos lo han defendido como gatos boca arriba en las reformas de 2005, 2007 y 2011.
Según la norma, cuando el gasto beneficia a más de dos candidatos, 50 por ciento se distribuye a partes iguales entre los favorecidos directamente y el 50 restante entre todos los jugadores, pero con base en porcentajes que libremente decide cada partido (inciso b).

El verdadero pretexto del lloriqueo de hoy es que los administradores de la coalición decidieron distribuir el gasto en porcentajes de 17.5 a 30 por ciento para su candidato, en contraste con la mañosa coalición PRI-Verde, que asignó el triste 1 por ciento a Enrique Peña Nieto (fue decisión exclusiva de los administradores partidistas, el IFE nada tuvo que ver).

Si es o no justo el 177 (y su inciso cachetón), los partidos debieran resolverlo. Hace dos años, la Unidad de Fiscalización les propuso eliminarlo, pero todos los membretes se opusieron (en 2006, el PAN decidió asignar el… ¡cero por ciento! de los gastos prorrateables a Felipe Calderón, sin que hubiera prácticamente cuestionamientos.

Para como quedaron el miércoles las cosas, lo que pudiera variar en el nuevo dictamen consolidado es que, de los 160 mil movimientos que analizó la unidad para las cuatro campañas presidenciales, cada prorrateo tendrá que ser fundamentado pero, sustancialmente, no habrá modificación alguna y no se salvará la coalición de la multa.

Y todo ¡por no saber sumar…! 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios