17 de Diciembre de 2017

Opinión

El Juego de Pelota y la bóveda celeste

En la vida cotidiana el objetivo de este evento era ganar, pero cuando los protagonistas son las divinidades, entonces se convierte en un evento religioso.

Compartir en Facebook El Juego de Pelota y la bóveda celesteCompartir en Twiiter El Juego de Pelota y la bóveda celeste

El Juego de Pelota es una práctica panmesoamericana que se ha venido desarrollando por más de tres mil años. En la vida cotidiana este evento tenía por objetivo ganar. Pero cuando los protagonistas son las divinidades, entonces se convierte en un evento religioso protagonizado por los principales cuerpos celestes.

Los misioneros del S. XVI plasmaron diversos pasajes sobre la práctica del Juego de Pelota, que estaba reservada a la élite gobernante, pero también mencionan que hubo jugadores profesionales y del resultado del juego dependían importantes apuestas. Recientes investigaciones señalan que existe una amplia tipología de canchas de Juego de Pelota que hoy son evidentes según las características de la arquitectura que ostentan, pero la más común es el edificio con planta en forma de I, formado por un largo pasillo flanqueado por dos cuerpos paralelos con un cabezal en cada uno de los extremos. Los anillos marcadores van colocados en la parte media de cada muro de la cancha  y están decorados con diseños celestes, ciclos rituales, el calendario y el planeta venus. 

La gran hazaña consistía en hacer pasar la pelota por el interior el añillo. También vale señalar que la cancha de Juego de Pelota más antigua data del año 1400 aC y se encuentra en el sitio Paso de la Amada, ubicado en la región del Soconusco, en Chiapas. Parte del ritual del Juego de Pelota es el sacrificio humano decapitando a uno de los jugadores. En el  Popol Vuh se narra que los gemelos  Hunahpú y Xbalanqué derrotaron a los dioses del inframundo después de competir en una cancha de Juego de Pelota y luego ascendieron al cielo como el sol y la luna. Hasta ahora sabemos que las canchas están orientadas de norte a sur.  

Además de la orientación, otro aspecto que se consideraba fue la altura del horizonte a lo largo de la cancha. En el Juego de Pelota de Chichén Itzá, los día del equinoccio y el solsticio, los pasajes que restauré recientemente, ubicados sobre los cuerpos de la cancha, se alinean al sol. La disposición de la orientación de la cancha del Juego de Pelota representaría la idea de la muerte y el resurgimiento del sol y de Venus; de este modo se vincula la ubicación de la cancha  con la bóveda celeste.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios