21 de Mayo de 2018

Opinión

El 'juego del hombro'

El futbol viene del llano. Siempre ha sido ordinario y hasta vulgar...

Compartir en Facebook El 'juego del hombro'Compartir en Twiiter El 'juego del hombro'

El evidente proceso degenerativo del futbol profesional ha llegado a niveles de escándalo y vergüenza. Después de los primeros cuatro partidos de la Copa del Mundo en Brasil ha quedado en evidencia la actuación de los árbitros, convirtiéndose por sus erróneas decisiones en el fiel de la balanza que puede decidir un cotejo. 

Sume usted, amable lector, las continuas interrupciones debidas a las veinticinco faltas cometidas en promedio por los contendientes −desde las leves hasta las más grotescas− y las casi cuatro tarjetas exhibidas. 

El otrora bautizado por popular cronista “El juego del hombre” retrocede cavernícola al “juego del hombro, patada artera, codazo, jaloneo” ante la complacencia de la FIFA y el aguante de los espectadores que, al no escatimar el costo de asistir al estadio, serían merecedores de un espectáculo de mejor nivel.

Peor aún para el telespectador. Atado a las circunstancias mencionadas, tiene que soportar la variopinta clase de cronistas populacheros salidos del monte que mencionan como tarabilla el nombre del jugador en poder del balón: −Fulinovic a Transitovic que retrasa a Posimovic quien devuelve a Transitovic… Esto que tendría vital importancia en la narración de un partido por radio se convierte en un fastidio cacofónico donde el entusiasta platicador debe suponer que el auditorio es ciego de nacimiento. 

Pero lo que es intolerable, penoso y motivo de risa es que el fulano, al comentar las incidencias del cotejo, exhiba sus traumas, complejos e inferioridades, abanderando  su causa para manipular al respetable, tratarlo como descerebrado y conducirlo, con sus gracejadas y comentarios corrientes, al corral de donde él procede. 

El futbol viene del llano. Siempre ha sido ordinario y hasta vulgar, pero no basta para que estos nefastos,  sabiendo el poder que les da llevar la voz cantante y el micrófono abierto, se aprovechen, manipulando en su chillido los sentimientos de la población, porque una cosa es narrar y otra exponer carencias personales que a nadie interesan.

Pruebe amable lector y suprima el volumen del televisor. Tal vez en la radio encuentre personas de buen nivel que sepan de respeto y autoridad. Ya de por sí lo que va a contemplar es mediocre. Considere si desea empeorar el momento permitiendo que bufones con cartilla entren en su casa.

¡Vaya biem!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios