18 de Octubre de 2018

Opinión

El libro de Galaviz

El economista Eduardo Galaviz Ibarra es un personaje que se ha distinguido en la actividad política de nuestra ciudad...

Compartir en Facebook El libro de GalavizCompartir en Twiiter El libro de Galaviz

El economista Eduardo Galaviz Ibarra es un personaje que se ha distinguido en la actividad política de nuestra ciudad; dos veces secretario del H. Ayuntamiento, regidor, candidato independiente a diputado por el distrito local IX, impulsor de una asociación política y fundador del PAN y activista mucho antes de la llegada de Vicente Fox a la Presidencia de la República. No obstante pocos conocen su afición literaria y ésta ha dado un fruto importante: “Andrés Quintana Roo, El Pensador Insurgente”, un ensayo que debemos leer.

El ensayo, editado a fines de noviembre de 2013, es un esfuerzo meritorio de divulgación sobre la vida, obra y logros de un ilustre mexicano: Andrés Eligio Quintana Roo, nacido en la ciudad de Mérida, Yucatán, el 30 de noviembre de 1787, constructor libertario de una nación independiente que consagró su vida al servicio de la patria y cuyo nombre es legado que se plasma en la denominación de nuestra entidad federativa.

De don Andrés Quintana Roo, el autor deja en claro que “ fue un ferviente creyente de la nueva nación que estaba forjando junto a otros distinguidos mexicanos…modesto, culto, de gran talento intelectual, literato, poeta, periodista, insurgente, diputado, ministro de la Corte, magistrado”… 

“Algunos lucharon con la fuerza de la espada- se asienta en el libro- para hacer independiente esta nación, otros como Andrés Quintana Roo, lo hicieron con su pluma, su palabra y sus escritos”.  Pero el ensayo sobre la vida y obra del prócer insurgente no podía estar completa sin la referencia obligada de una gran mujer que contribuyó a alcanzar los ideales libertarios del pensador mexicano: doña Leona Camila Vicario, su esposa.

“A finales de 1813 formalizan el matrimonio Leona Camila y Andrés Quintana Roo; en condiciones de insurgentes en lucha, sin la ceremonia y actos de lucimiento en las bodas realizadas en esa época. Una unión liberal y con los amigos de la causa. Ella contaba con 24 años y Andrés con 26. Ahí se inicia otra etapa de la vida de Leona Vicario, casada con un diputado insurgente, pues tenían que cambiar la sede del Congreso continuamente por la llegada de las fuerzas reales que buscaban disolverlo y aprehender a sus diputados”. 

El ensayo nació de una inquietud compartida con la licenciada María Cristina Castro Sariñana (Q.p.d) quien en 2012 se desempeñaba como directora de la Casa de la Cultura Jurídica de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en esta ciudad, la cual – al igual que nuestro estado- también lleva el nombre de don Andrés Quintana Roo, “observando que se asume el gentilicio de quintanarroense sin saber quién había sido tan ilustre Patricio de la Nación”. La obra requirió de una intensa labor de investigación tanto en bibliotecas públicas como privadas, inclusive se visitó la biblioteca del Congreso de los Estados Unidos. El libro de Eduardo Galaviz Ibarra es una lectura obligada no sólo para quienes aquí vivimos, sino para todos los mexicanos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios