23 de Octubre de 2018

Opinión

El Metro y sus deficiencias

Hace unos días, por motivos de trabajo y algunos compromisos con excompañeros de maestría...

Compartir en Facebook El Metro y sus deficienciasCompartir en Twiiter El Metro y sus deficiencias

Hace unos días, por motivos de trabajo y algunos compromisos con excompañeros de maestría, utilicé por facilidad y ahorro de tiempo, el famoso Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México, una herramienta más que vital para la movilidad diaria de más de ocho millones de personas de la capital del país y los municipios colindantes con el Estado de México.

Usé tanto la línea tres, que va de Universidad a Indios verdes, así como la número dos, que corre de la zona sur del DF, Taxqueña al norte, justo a la zona de Cuatro Caminos; viajes eficientes, eso sí, con una gran afluencia de personas, por no decir, saturación de usuarios. Si bien este sistema de transporte es esencial para la ciudad, el deterioro es importante; es evidente la falta de mantenimiento, los trenes cada día se ven más viejos, sucios, las estaciones en igualdad de circunstancias, sin mencionar que en los alrededores de las estaciones, se ve un panorama similar, esto a propósito del crecimiento del comercio informal y las distintas rutas de autobuses, que se han adueñado de las calles y aceras.

Todo esto viene a cuenta, ya que, por ningún lado se ve reflejado ningún beneficio ante  los aumentos a la tarifa del metro, aplicados desde el 13 de diciembre de 2013 y  que le han pegado fuertemente a la economía de los usuarios. 

Aún con el deterioro evidente de las condiciones del metro capitalino, y con la captación por el aumento de más de mil 800 millones de pesos, que insisto, no se ven por ningún lado, sus directivos han mencionado que los únicos avances han sido en el aumento de presencia policial, retiro de torniquetes en diferentes estaciones para agilizar la movilidad peatonal y la aplicación de tarifas preferentes a ciertos grupos vulnerables.

En medio de esta escandalosa situación y a propósito del metro, el pasado uno de febrero, el ex Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, fue a la cámara de diputados federal, eso sí, sin ser invitado por la comisión que investiga el caso de las fallas de la Línea 12, (actualmente parcialmente cerrada), intentando defenderse y buscando ser escuchado, cosa que no fue posible. Pero por qué la preocupación de Ebrard, pues ni más ni menos, que en pleno periodo electoral, el documento señalaría que, habría elementos para que la Procuraduría General de la República (PGR), así como la Auditoría Superior de la Federación (ASF), puedan realizar una investigación, que llevaría a fincar responsabilidades  penales y sanciones a los diferentes actores que intervinieron en los diferentes procesos de la Línea 12, y de los cuales se han detectados múltiples irregularidades. 

Ante esto Marcelo Ebrard, usando las redes sociales denunció que no se le ha permitido hablar para defender su postura y que esto tiene un claro tinte político que viene desde la casa presidencial. Veremos dónde para este caso y cuál es el siguiente capítulo.
¡Qué la pluma siga girando!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios