18 de Septiembre de 2018

Opinión

El mismo triste PRI

De manera inexplicable incluso para sus propios militantes, el PRI en Quintana Roo se aferra a mantener a los mismos de siempre al frente del partido...

Compartir en Facebook El mismo triste PRICompartir en Twiiter El mismo triste PRI

De manera inexplicable incluso para sus propios militantes, el PRI en Quintana Roo se aferra a mantener a los mismos de siempre al frente del partido, a pesar de la terrible situación que viven en la entidad, donde no solo perdieron la gubernatura, sino que hipotecaron su poderío convirtiéndose en una fuerza política de tercera, por debajo del PAN, PRD y del partido Verde.

El mes pasado, en su visita a la militancia, el dirigente nacional, Enrique Ochoa Reza, ratificó al diputado local Raymundo King de la Rosa como dirigente del partido hasta el 2018, lo que se reiteró una vez más este fin de semana a través de un comunicado enviado por el delegado del CEN del PRI en la entidad, el tabasqueño Manuel Andrade Díaz, quien también tuvo su responsabilidad en la derrota.

En esa misiva se deja claro que al frente del Tricolor seguirá King de la Rosa, acompañado por Alondra Herrera Pavón en la Secretaría General, y al parecer es un hecho que el propio Manuel Andrade continúe como delegado, es decir, prácticamente se mantendrá el mismo liderazgo que hundió al partido.

Mientras tanto, los priistas que exigen a gritos una reconstrucción real, no simbólica como se pretende, se han quedado estupefactos ante las decisiones de la cúpula del partido que se empeña en aplicar una fórmula perdedora que ya ha demostrado sus malos resultados.

El descontento reina en el Tricolor, donde ni siquiera los recientes “refuerzos” contratados para apuntalar a la directiva estatal podrán sacarlos del hueco y hacerlos competitivos en 2018.

Debido a esto, el partido se está fracturando en diversas corrientes no afines a Raymundo King, las más fuertes encabezadas por el diputado federal José Luis “Chanito” Toledo Medina, y el ex gobernador Joaquín Hendricks Díaz, quien también tiene sus piezas.

Pero la suerte está echada y la reconstrucción partidista tendrá que esperar hasta 2018, cuando Raymundo King finalice su periodo, por lo que el Tricolor simplemente será un flan en las elecciones federales de 2018, y tendrán que esperar tiempos mejores para volver a la cima, si es que no se aniquilan ellos mismos en el proceso.

Hendricks y Carlos Joaquín

Las imágenes de un sonriente Carlos Joaquín al lado del ex gobernador Joaquín Hendricks Díaz en la celebración de su cumpleaños número 65 provocaron una oleada de críticas de chetumaleños que no tienen en buen concepto a Hendricks.

Y aunque Carlos Joaquín fue bastante claro al señalar que “lo cortés no quita lo valiente” al asistir al festejo del ex gobernador, los pasivos de Hendricks Díaz –que no son pocos– impactaron al mandatario, quien sin embargo está en lo suyo: haciendo política.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios