11 de Diciembre de 2017

Opinión

El origen del problema

Estoy completamente seguro de que los de Ayotzinapa están muertos y que las autoridades están tratando de armar un andamiaje de credibilidad.

Compartir en Facebook El origen del problemaCompartir en Twiiter El origen del problema

Es difícil determinar quién es el culpable de la situación de inseguridad que vive el país. Lo más fácil es criticar y no ser objetivo, y menos propositivo. Desde el inicio del régimen el presidente instruyó al secretario de Educación  Chuayfett a que se hiciera una investigación para saber cuántos maestros hay, cuántos activos, cuántos inactivos o de comisión y cuántos en la coordinadora de maestros. 

Hubo resistencias al cambio, a los exámenes, a las pruebas del Ceneval;  y todo lo que oliera a orden era desacreditado. Sin embargo, el 75 u 80% de los maestros cumplieron y se apoyaron  en la SEP, quedando el saldo dividido en Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Tamaulipas. Surgió un movimiento  en Guerrero encabezado por la Coordinadora de Maestros que es anarquista y cuyos dirigentes cobraban gracias a las corruptelas del PRD. 

Al cerrarse las llaves del dinero que mantenía a la coordinadora, ésta estalla protestas  y ataques.  Primero a las oficinas de  PRI en Acapulco, luego al Ayuntamiento de  Chilpancingo y así fueron tomando incremento las protestas y los actos vandálicos, tolerados por el Estado.

Ya es hora de aplicar la mano dura y hacer uso de la fuerza y la razón porque, si no, esta descomposición puede poner  al país en situación comprometida,  y   muy difícil para  la democracia.

Los muertos de Ayotzinapa son un ingrediente más en la descomposición que vive este  país, me suenan inútiles las peticiones de que los queremos vivos. Yo también los quiero vivos para que me digan a quién sirven y quién les paga por tanto destrozo y agresiones que cometían. 

Estoy completamente seguro de que están muertos y que las autoridades están tratando de armar un andamiaje de credibilidad en torno a esto, que es muy mala señal. Tranquilidad viene de tranca, todos los destructores andan embozados  y los pocos policías que hay no pueden usar sus armas contra ellos. 

Nos está costando mucho dinero  a los mexicanos la falta de orden, tal parece que  las autoridades tienen pánico de usar el plomo y la negociación después del 68;  ojalá no se tenga que tomar una decisión similar, sería lo menos bueno, pero si con eso se tranquiliza el país, adelante.

Hay gato encerrado en las declaraciones del Ing. Cuauhtémoc Cárdenas, al pedir la renuncia del líder del PRD, Carlos Navarrete Ruiz, demuestra  no estar de acuerdo con la política que el nuevo presidente pretende aplicar o se siente traicionado y de paso se lleva entre las patas a Andrés López Obrador. 

La verdad ya no tiene credibilidad el líder sempiterno de la izquierda,  está chocheando. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios