23 de Octubre de 2018

Opinión

El petate de la privatización

Los maestros de la CNTE obtienen mayores concesiones de las autoridades al esgrimir falsos motivos y exigir demandas que no se pueden cumplir.

Compartir en Facebook El petate de la privatizaciónCompartir en Twiiter El petate de la privatización

Como réplica de las manifestaciones de los maestros de Oaxaca en la Ciudad de México, recientemente hemos visto en nuestro Estado los movimientos del gremio magisterial, aunque aquí, hasta el momento, ni han causado tantas molestias a los ciudadanos, ni han afectado tan severamente el calendario escolar.

De hecho, el escoger días escolares inhábiles para manifestarse, como lo hicieron el sábado pasado, resulta un buen síntoma de que la sensatez terminará por imponerse entre los profesionales de la educación, cuyo trabajo cotidiano contribuye a poner a la educación pública de nuestro Estado entre las de mejor nivel en el ámbito nacional.

No tengo dudas de la importancia política y la capacidad organizativa de los educadores, y entiendo la necesidad de los sindicatos de mostrar el músculo cuando sospechan que sus intereses pueden resultar afectados, más lo que francamente no acaba de convencerme son las razones que los motivan y la justeza de sus planteamientos.

Sobre todo si se originan en la autoproclamada “insurgencia magisterial” de la CNTE que han demostrado, en las mesas de negociación con los legisladores y en las entrevistas con los medios, que no tienen otro proyecto que presionar para obtener mayores concesiones de las autoridades. Lo que consiguen al esgrimir falsos motivos y exigir demandas que no se pueden cumplir.

Prueba de ello es el panfleto que repartieron en sus manifestaciones, que pretende resumir sus ingentes motivos.
El primero consiste en advertir a los padres de familia del inminente peligro de la Educación Pública, sorpréndase usted, de ser privatizada.

Lo que aparte de revelar su necesidad de allegarse apoyo social, resulta una reverenda mentira; quien lo acepte no sólo demuestra su falta de conocimiento sobre la realidad del país, también ignora que el Artículo 3º Constitucional que garantiza la obligatoriedad, gratuidad y laicidad de la educación no ha sufrido modificación alguna.

Si bien han conseguido que se manifiesten los ciudadanos y los padres de familia, lo han hecho contra del movimiento en el DF y en Oaxaca exigiendo clases.

Luego señalan que, si no pasan su evaluación los maestros perderán su trabajo y su base los que estén bajo contrato, lo cual resulta completamente falso pues sólo los aspirantes que no pasen no serán contratados; los que tengan su planta tendrán capacitación y 2 oportunidades más, pero si reprueban serán ubicados en tareas administrativas. Además se reduce de 2 años a 6 meses el trabajo bajo contrato. Y así siguen con otras mentiras.

Pero lo más sospechoso es su recientemente pública alianza con AMLO, a quien le urge que Morena pueda convertirse formalmente en su partido político.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios