20 de Septiembre de 2018

Opinión

El plan B para la Gendarmería

Se había dicho que la Gendarmería sería un cuerpo con formación militar, diferente a la Policía Federal.

Compartir en Facebook El plan B para la GendarmeríaCompartir en Twiiter El plan B para la Gendarmería

El 21 de diciembre escribimos en esta columna, en la colaboración Gendarmes y Mando unico: “Una buena formación puede hacer de la Gendarmería Nacional un cuerpo modelo, como en otros países. ¿Será esto posible?”

Ocho meses después, se complica concretar ese cuerpo policial destacado como elemento clave por el presidente Enrique Peña Nieto en el punto 5 de su estrategia de seguridad. 

El lunes pasado, en reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, el comisionado Manuel Mondragón y Kalb dijo –sin dar explicaciones– que ya no serán 10 mil elementos sino cinco mil (han reclutado 1,700), y que no se estrenará el 16 de septiembre, sino en julio del próximo año y como una división de la Policía Federal.

Se había dicho que la Gendarmería sería un cuerpo con formación militar, diferente a la PF y se encargaría de delitos del orden común; ahora dicen que se formará “a partir de elementos civiles, con formación militar y policial”, y se encargarán de la seguridad en zonas rurales y cercanas a urbanizaciones para vigilar rutas de transporte de mercancías y de inmigrantes, así como zonas de producción agrícola y pesquera. 

¿Qué falló? Se daba por hecho que los gendarmes relevarían a los militares, pero ya advirtieron que para enfrentar a la delincuencia organizada no hay como el Ejército y la Armada. Además, formar a la tropa no es cuestión de meses, Mondragón sabe que un soldado o policía de fuerzas especiales requiere mucho más que adiestramiento básico. 

Se creó la expectativa, pero se agotaron los tiempos. Sin una ley orgánica para su creación, funcionamiento y operación, la Gendarmería será un apéndice de la Policía Federal, como la División de Caminos a la que minaron al cambiarle la piel. (Apuntamos en su moento que perdió su identidad cuando les quitaron el verde y caqui para vestirlos de azul marino.)

La percepción es que no se aterriza la estrategia de seguridad, sino que es la misma de Calderón. Menos mal que ha bajado 20 por ciento la cifra de homicidios y han capturado a la mitad de los delincuentes más buscados, según el Presidente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios