El precio de la lucha chicha

Todo parece indicar que los maistros en Oaxaca volverán a las aulas mediante el soborno de 115 millones de pesos que administrará la propia CNTE.

|

El final de los cuentos de la sección 22 no varía: toda su trama desemboca en la exigencia y obtención de dinero y poder.

Luego del abandono durante dos meses de 1.3 millones de niñas y niños oaxaqueños, todo parece indicar que los maistros volverán a las aulas mediante el soborno de 115 millones de pesos que administrará la propia CNTE para cuatro escuelas normales donde, en vez de profesores, forma a sus nuevos activistas y cuadros dirigentes.

A sus demandas añade la excarcelación de cinco militantes, de los cuales tres fueron consignados por el probable secuestro de unos niños (sobrinos de un dirigente empresarial).

La CNTE arrastra al gobierno de Gabino Cué a un camino por completo intransitable: junto con el Instituto de Educación Pública estatal, pergeñó el año pasado un Programa para la Transformación de la Educación en Oaxaca: una reformita localita que inútilmente, por fortuna, pretendió en estas semanas de “mesas de negociación” mercar en Gobernación contra la reforma educativa.

Profes de vergüenza, pues.