19 de Julio de 2018

Opinión

El proceso electoral, aquí

Mañana se inaugura por fin el proceso electoral, que representa un enorme desafío para el gobernador Roberto Borge y su partido (el PRI)...

Compartir en Facebook El proceso electoral, aquíCompartir en Twiiter El proceso electoral, aquí

Mañana se inaugura por fin el proceso electoral, que representa un enorme desafío para el gobernador Roberto Borge y su partido (el PRI), siendo una rigurosa evaluación para las dos fuerzas políticas que han conquistado posiciones en ayuntamientos y el Congreso del Estado: PRD y PAN. 

Si bien el municipio de Benito Juárez (Cancún) atrae reflectores al por mayor, por el aplastante poderío de su Ayuntamiento y por concentrar un desequilibrante número de distritos a partir de esta elección, todo Quintana Roo es materia de interés, comenzando por el debutante décimo municipio de Bacalar, donde el PRI parte como favorito.

El PRI ha enviado señales de que pretende disputar de poder a poder todas las posiciones, más allá del discurso de ocasión.

Y van con todo, porque los ojos del presidente Enrique Peña Nieto y la cúpula del tricolor estará atenta al desenlace de la contienda intermedia.

Pedro Flota Alcocer, líder estatal del PRI, se ha enfrascado en una ofensiva persistente que tiene a Cancún como pieza clave, para disputar sección por sección en una plaza digna de respeto donde no se pueden dar el lujo de cometer el error más imperceptible.

Pero también ha admitido una y otra vez su aspiración de ir a la guerra como candidato a la alcaldía capitalina, sueño que ya ha acariciado en dos ocasiones, siendo superado por Andrés Ruiz Morcillo y Carlos Mario Villanueva Tenorio, en la última ocasión.

La complejidad del proceso aplica para todos los campos de batalla que tienen sus características y diversos grados de exigencia, como los municipios mayas de Lázaro Cárdenas, José María Morelos y Felipe Carrillo Puerto, arrebatados por la oposición no precisamente por méritos propios, sino por candidaturas erró-neas que abonaron su propio fracaso.

En Othón P. Blanco, el municipio capitalino, el PRI tendrá que emplearse a fondo, independientemente de que la tendencia histórica le sea favorable en lo electoral y de que sus oponentes no tomen en serio la contienda, por apostar siempre a la cosecha de regidurías.

Los 15 distritos electorales para la definición del Poder Legislativo son un tablero donde el PRI tendrá un desafío supremo, por el hecho de que ahora si Cancún tiene un peso electoral equivalente a su poderío poblacional, alimentado por fuertes y persistentes oleadas migratorias.

Pero esa nueva realidad ha dejado al sur con menos posiciones, y pese a ello el PRI tendrá que emplearse a fondo para evitar sorpresas que lo coloquen contra las cuerdas, tal como ocurrió en la contienda de 2005, cuando el PRI por vez primera perdió el control de la Gran Comisión del Congreso, siendo obligado a aceptar que Convergencia por la Democracia quedara al frente para frenar a las hordas chachistas-perredistas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios