16 de Noviembre de 2018

Opinión

El que es capaz de cambiar sus pensamientos, es capaz de cambiar su destino

Se lee y parece tan fácil, ¿verdad? Tal vez no sea tan fácil pero es cuestión de voluntad, de actitud, de saber que si somos capaces de cambiar el chip...

Compartir en Facebook El que es capaz de cambiar sus pensamientos, es capaz de cambiar su destinoCompartir en Twiiter El que es capaz de cambiar sus pensamientos, es capaz de cambiar su destino

Se lee y parece tan fácil, ¿verdad? Tal vez no sea tan fácil pero es cuestión de voluntad, de actitud, de saber que si somos capaces de cambiar el chip que nos hace detener ante muchas cosas; de no permitir que la mente nos ponga barreras y que nos paralizan a conseguir lo que deseamos.

He hecho mucho hincapié en este tema a lo largo del tiempo que llevo haciendo esta columna, porque estoy convencida de que si creemos en nosotros mismos podemos llegar a estar en el lugar a donde queremos llegar aunque parezca imposible, aunque parezca difícil, aunque parezca muy lejos o muy alto, porque me consta y porque a mí, a pesar de estar tan convencida por adversidades del día a día, a veces se bajan las pilas o los ánimos para seguir creyendo.

Hay que insistir de vuelta, ver hacia adelante, por eso regreso al tema y espero que pueda llegar a alguien que necesite también esos empujoncitos que les haga sentir que son capaces de lograr lo que se propongan y creer en ustedes mismos.

Es increíble que alguien más tenga mucha más fe en nosotros que nosotros mismos, hay gente que puede vernos con ojos de triunfadores y que están seguros que podemos llegar muy lejos ¡y nosotros no lo creemos!

Es como dar consejos pero no aplicarlos en uno, nosotros también tenemos fe en los demás pero ¿por qué no vemos lo que tenemos?; ¿por qué no creemos en nuestra capacidad de lograr todo? Debemos cambiar nuestros pensamientos, pero primero tenemos que tener presentes varias cosas, lo principal es saber que nadie es responsable de nosotros por lo pronto nadie va a venir a hacer las cosas a nuestro favor.

Habrá muchas cosas en las que obvio, pueden darnos una manita y apoyarnos, pero todo el cambio depende sólo de nosotros, de nada sirve que alguien esté apoyando, si la voluntad de uno no cambia, si en nuestro pensamiento seguimos diciendo que no, de nada, primero hay que ser positivos, creértela, ahora sí que: ¡“sí se puede, sí se puede”!

Tómate una hora de tu día y piensa: ¿qué quieres lograr, piensa una cosa a la vez, a dónde quieres ir, cuál es ese sueño por el cual suspiras tanto pero que ni siquiera has movido un solo dedo por lograr?

Esto es como cuando alguien te dice: ¡ay, ojalá me sacara la Lotería, pero jamás ha comprado un boleto!

Por ejemplo si quisieras irte a un viaje digamos a Las Vegas, ¿qué debes hacer? Primero convéncete de que si quieres ir, ahí estarás un día, sólo que hay pasos, ve a una agencia y pregunta cuánto salen los boletos de avión, cotiza varios hoteles, pregunta cuál es la mejor época para hacer el viaje y que te la pases mejor, investiga todo lo relacionado con el viaje que harás, para que tengas una idea más concreta de lo que debes empezar a hacer, igual hasta te alcanza con lo que tienes ahorrado ¡y tú ni sabias!, o tendrás que empezar a ahorrar, así que deja de gastar en cosas que ni te sirven y te alejarán cada vez más de tu viaje, jamás te des por vencido antes de averiguar todo lo que se necesita hacer para lograr las cosas, nunca digas “ya parece”, porque hay muchas personas que lo logran, ¿crees que son mejores que tú? ¡no!, todos tenemos las mismas oportunidades, si puede ser que haya quien le cuesta más trabajo lograrlo pero imposibles no hay, el día que dejemos de sentirnos menos, de voltear a ver solo lo que hacen los demás sin ocuparnos de lo mucho que debemos hacer para nosotros ,ese día creo que será cuando podamos despertarnos con una mente positiva que nos llevará a lograr todo lo que deseamos hacer.

El día que se nos quite la flojera para quitar las barreras que nos hemos puesto, el día que dejemos de culpar a los demás por las cosas que no hemos conseguido, el día que le quitemos la autoridad a los demás de decidir en nuestra vida, cuántas personas hay que permiten que les digan cómo vestir, cómo actuar, a quién deben hablarle y a quién no; el día que nuestra vida sea sólo nuestra y seamos libres para pensar en grande, ese día, ¡podrás disfrutar de las maravillas que vas a lograr!!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios