20 de Septiembre de 2018

Opinión

El SNTE en estado vegetativo

El próximo lunes miles de maestros de educación básica regresarán a las aulas para arrancar un nuevo ciclo escolar que será muy diferente a los anteriores al ser el año de transición...

Compartir en Facebook El SNTE en estado vegetativoCompartir en Twiiter El SNTE en estado vegetativo

El próximo lunes miles de maestros de educación básica regresarán a las aulas para arrancar un nuevo ciclo escolar que será muy diferente a los anteriores al ser el año de transición entre las viejas leyes educativas, con sus respectivos usos, costumbres e incontables vicios, y la nueva reforma que ya empezó a apretar fuerte las tuercas al gremio magisterial.

Los profesores están en la incertidumbre total y navegan constantemente de la incredulidad a la indignación por las nuevas disposiciones de la SEP que, en Quintana Roo, son acatadas y ejecutadas a pie juntillas por la titular de Educación, Sara Latife Ruiz Chávez, aún antes de que entren en vigor plenamente en la federación.

En esta semana previa al inicio de clases, los maestros que se concentraron en cursos de actualización fueron notificados de que para este año se aumentará en una hora por turno el horario diario de labores y se realizarán constantes auditorías para certificar que los maestros estén frente a grupo, se pena de ser despedido sin misericordia.

El examen universal será obligatorio a partir de este año y quien se niegue a tomarlo será despedido, sin importar su tiempo de antigüedad en el servicio docente. 

Los mentores de inmediato fijaron sus esperanzas en el “poderoso” SNTE y su líder local, Rafael González Sabido, y han tocado la puerta exigiendo respuestas y algo más, una postura sindical digna que al menos haga la finta de que lucha por su gremio para equilibrar la balanza.

Pero se llevaron un enorme chasco porque todos sus pedidos han sido desestimados y resulta que el SNTE, de ser un león feroz que metía miedo con un simple rugido, se ha convertido en un lindo y dócil gatito.

González Sabido se esconde y no da la cara, y los demás miembros de la Sección 25 del SNTE hablan bajito, revelando a sus agremiados que sus carteras sindicales son como los títulos de nobleza, muy bonitos y rimbombantes pero no sirven para nada.

En la SEQ, donde antes el líder sindical daba un manotazo y las cosas se movían por sus instrucciones, ahora los tratan como cualquier hijo de vecino y a la hora de la hora ni los pelan. Sus propuestas laborales son rechazadas y la propia secretaría empieza a hacerse cargo de todos los movimientos.

Por ello, cientos de maestros decepcionados de su dirigencia están amenazando con inundar con oficios de desafiliación la sede sindical, como una manera de demostrarle a Rafael González su decepción por la genuflexión ante el poder del SNTE en Quintana Roo.

Y es que el SNTE ya no es lo que era. Ya no tiene poder, ni fuerza, ni representatividad y algunos creen que está muerto. Se equivocan. Está vivo… tan vivo como una mata de tomate.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios