18 de Septiembre de 2018

Opinión

El “vinil” ataca de nuevo

El disco de vinil desde hace algunos años viene con nueva fuerza y apoyo por parte de los creadores, las tiendas de discos están de vuelta, las tornamesas y sus accesorios ya se consiguen con mayor facilidad.

Compartir en Facebook El “vinil” ataca de nuevoCompartir en Twiiter El “vinil” ataca de nuevo

Hace días tuve la oportunidad de encontrar en internet una imagen sobre la evolución de los recursos que nos permiten escuchar música y llevarla a cualquier lugar; el inicio era el disco de “acetato” o “vinil”, el cual pasó por diversos artefactos hasta regresar actualmente al romántico “vinil”.

Este formato sobresalió por ser uno de los más duraderos en el mercado con el siguiente detalle que muy pocos han notado… existe la alta probabilidad que en tu casa exista algún disco de vinil de tus padres o abuelos, que fue comprado probablemente en los 60 o en los 70, y con toda seguridad puedo decirte, que si estuvo guardado con su bolsa y su portada, podríamos tocarlo en cualquier tornamesa análoga, las cuales están retomando vuelo nuevamente… y están a la venta. 

Caso contrario es el de los primeros “discos compactos”, que seguramente… pocos o nadie conserva por la efímera vida de sus materiales, donde muchos descubrimos que la película reflejante de aluminio u otros metales, no permanece mucho tiempo adherida al policarbonato del cuerpo del disco… y a la basura.

La evolución que recordamos fue por ejemplo, y a la par del disco de vinil, los cartuchos de 8 tracks, o el carrete abierto con cinta magnética, del cual también evolucionó al formato ligero y de larga duración en tiempo… el cassette.

Este fue el mercado por varias décadas, hasta que en 1984 apareció el “disco compacto” que con dificultad entró al mercado, pero una vez que lo logró, se convirtió en el siguiente gran vehículo de información y música, y que casi en menos de una década acabó con el vinil.

Tuvieron que pasar muchos años para que nuevamente tomara velocidad y a finales de los 90, formatos de compresión digital, nos entregaron al mercado abierto, nombres como “wav”, “mp3”, “aiff”, y demás, que se popularizarían en los siguientes años; lamentablemente, también esta evolución llevó al tráfico sin control de copias apócrifas de millones de temas, afectando de inicio a la industria musical, pero también brindó el conocimiento para controlar en el futuro la distribución de obras con derecho de propiedad intelectual.

El disco de vinil desde hace algunos años viene con nueva fuerza y apoyo por parte de los creadores, las tiendas de discos están de vuelta, las tornamesas y sus accesorios ya se consiguen con mayor facilidad, 

¿Qué señal nos da este suceso? Posiblemente, que la perfección de lo digital en ocasiones, no da el placer de lo análogo y la seguridad de la protección a la propiedad intelectual… piénsalo, mientras tanto… Groove on!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios