16 de Noviembre de 2018

Opinión

El Zócalo, ese castillo de la pureza

La zona del Zócalo sigue acordonada por asuntos relacionados con el acopio de ayuda a las víctimas de Manuel e Ingrid.

Compartir en Facebook El Zócalo, ese castillo de la purezaCompartir en Twiiter El Zócalo, ese castillo de la pureza

En un acto inusitado de lo que viene siendo la desobediencia civil pacífica, chequé mi cuenta de la Afore, que dados los bajones en el capital parecía un regalo anticipado de Jalogüin. De hecho, si hubieran llegado un granadero y un anorco buscando un lugar dónde seguir su pelea en la sala de mi casa, no me hubiera parecido tan espeluznante.

Ya las autoridades de la Consar dijeron que no hay bronca, que al rato las cosas recuperarán su sitio, que todo estaba fríamente calculado, que las cuentas para el retiro están seguras. Lo mismo le dijeron a la afición Puma cuando trajeron a esa pandilla de inútiles que han llevado al fondo del oprobio al equipo. Solo falta que la señorita Laura quiera ir a rescatarlos. 

Como sea, me siento tan injuriado de mis recursos económicos para el retiro que estoy seguro de que Mancera, en su programa para el alza selectiva del precio del boleto de Metro, me va a incluir, por muy complejo que sea el modelo que seguirá de quiénes merecen  y quiénes no el subsidio. Parece ser que la única manera fidedigna para demostrar tu estatus de pobreza y que don Miguel Ángel te tome en cuenta es que te acompañe Cristina Pacheco a la taquilla diciendo: “¡Aquí le tocó vivir!”.

La otra manera de mostrar tu derrota financiera era ponerte a la orilla de la Catedral defeña con un letrero de “Damnificado de la Afore”, donde están aquellos que ofrecen sus servicios de albañilería, plomería y demás con maestría y doctorado.

Lamentablemente, la zona del Zócalo sigue acordonada por asuntos relacionados con el acopio de ayuda a las víctimas de Manuel e Ingrid. Bueno, ya ni la Feria del Libro del Zócalo se va a poder realizar, como si no pudieran convivir la solidaridad con la literatura. Aquello está tan protegido que cualquiera diría que van a convertir ese lugar sagrado en santuario para los elfos y las mariposas monarcas con tal de que ya no se den ni paros ni manifestaciones ni plantones. Un auténtico castillo de la pureza.

A lo mejor si funcionan las llamadas protestas  “respetuosas” en contra de las reformas peñistas que propone el PAN, reabren el santuario del Zócalo. Aunque para que todo sea menos aburrido y sin gracia, los panistas tendrían que hacer por lo menos la quema del Judas foxista para exorcizar al demonio del ex presichente que se la pasa aplicándoles bulliyng.

Esas protestas respetuosas, seguramente anticlimáticas, parecen inspiradas en la desobediencia civil pacífica que propone AMLO. ¿No serán los panistas pejistas de closet? Esa Afore no se ve. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios