23 de Septiembre de 2018

Opinión

#ElGobiernoQueMerecemos

Más tardó Iñárritu en dar un mensaje sobre la política mexicana al ganar el Oscar, que el gobierno en demostrarnos con creces que el cineasta no se equivocó en ello.

Compartir en Facebook #ElGobiernoQueMerecemosCompartir en Twiiter #ElGobiernoQueMerecemos

Dicen que la verdad no peca, ¡pero como incomoda! Y en esta ocasión, el dicho no tiene mejor aplicación y santidad que viniendo del mismísimo #Papa, quien en un mensaje sobre la situación social de Argentina, llamó a la iglesia de ese país a no permitir la “mexicanización”, ante el auge de las actividades del narco. En las redes sociales, esta inocente declaración no causó la más mínima indignación, reconociéndose en la comunidad de internet que, aunque no sea agradable, es un hecho consumado y vergonzoso. Sin embargo, el gobierno federal no lo tomó así y pidió acotaciones –que no reclamaciones- a la Santa Sede, movimiento diplomático que incluso los anticlericales tacharon en la web como hipócrita e innecesaria.

Aunque los usuarios de internet son patrióticos ante cualquier “insulto” al país, con las palabras del #Papa demostraron tener los pies en la tierra. Del otro lado de la moneda, tenemos la reacción al chiste que #SeanPean lanzó en la entrega del Oscar sobre la “Green Card”, y el linchamiento a #DonaldTrump por afirmar que los mexicanos se aprovechan de Estados Unidos… como dice el himno, “más si osare un extraño enemigo…”

Más allá de los arranques de vestiduras, el ejemplo de cómo las palabras de Iñárritu no deberían ser tomadas tan a la ligera, viene de la mano del gobierno, y peor aún, de nuestra visión sobre lo que es internet. En los pasillos del poder se trama una nueva embestida contra los derechos digitales, concentrada en la llamada #LeyBeltrones, serie de medidas que pretenden, si no “censurar”, sí dar pie al acotamiento de internet, tomando como bandera los derechos de autor y la propiedad intelectual. De acuerdo a esta legislación aún no aprobada, se señala como infracción “la comunicación pública o la transmisión mediante una red pública de telecomunicaciones de obras literarias o artísticas, fonogramas, videogramas, interpretaciones o ejecuciones, señales de organismos de difusión o ediciones protegidos por los derechos de autos o derechos conexos, sin la autorización de los respectivos titulares”.

Defensores de los derechos digitales afirman que la medida es vaga respecto a quien sería “criminalizado” por realizar estos actos, además de que, sin indicarlo explícitamente, el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual, puede presionar para que los dueños de los sitios que contengan este tipo de contenido se retiren de la web, a fin de evitarse multas de hasta 1.26 millones de pesos, e incluso, pena de cárcel.

Un punto interesante sobre la #LeyBeltrones es la reacción de los usuarios en las redes sociales, obviamente en contra, al vulnerar la libertad en internet; sin embargo, ¿qué tan convencidos están de su postura? Es cierto, “dientes para afuera” rechazamos la existencia de un delito en el hecho de bajar una melodía, texto o video sin fines de lucro, al considerar que, estando en la web, es ilógico que exista un reclamo de propiedad por un bien intangible. Pero, ¿y si ese “algo” fuera de nuestra autoría? ¿Permitiríamos que alguien lo emplee sin autorización o retribución?

En teoría, la sociedad condena la regulación de un servicio como internet, pero no aplica ese paradigma sobre sí mismo, pues la realidad es que la web aún es un concepto vago y distante para la gran mayoría de los mexicanos, y lo seguirá siendo mientras no se “democratice” su acceso, lo que conllevaría a una necesaria redefinición del concepto de la propiedad intelectual, tanto dentro como fuera de línea. ¿Está dispuesto a hacerlo? 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios