18 de Octubre de 2018

Opinión

En Chetumal cuesta más vivir

En Chetumal se escucha constantemente una frase ya dolorosa: “Cada día está más caro”. Esto, en un ambiente...

Compartir en Facebook En Chetumal cuesta más vivirCompartir en Twiiter En Chetumal cuesta más vivir

En Chetumal se escucha constantemente una frase ya dolorosa: “Cada día está más caro”. Esto, en un ambiente en el que se requieren más empleos y mejor remunerados. Atrás parecen quedar los días en que el chetumaleño vivía en una de las ciudades más baratas del país y ser burócrata era garantía de un trabajo estable, con sueldo asegurado y otros tantos beneficios.

En efecto,durante julio, Chetumal y siete ciudades fronterizas más registraron la inflación más alta, incluso por arriba de la media nacional, según datos difundidos por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). La tendencia sigue siendo negativa, que es lo peor.

Según la información, la inflación interanual al séptimo mes de 2014 se ubicó en un promedio de 4.30 por ciento, por arriba de la meta anual del Banco de México ubicada en máximo 4 por ciento.

Esta es la marca más alta desde febrero pasado para Chetumal, Tapachula, Mexicali, Tijuana, Ciudad Acuña, Ciudad Juárez, Matamoros y La Paz, cuando fue de 4.39%, mientras que en marzo fue de 4.25%, en abril de 4.29%, en mayo de 4.11% y en junio de 4.18%.

Las urbes fronterizas han resultado más afectadas que el resto, particularmente después de aprobada la reforma fiscal en la cual se homologó el IVA de 11 a 16 por ciento.

En un estudio presentado en semanas pasadas, el Colegio de la Frontera Norte (Colef) asegura que la homologación del IVA disparó hasta 10% el costo de la canasta básica de alimentos (de 22 productos) en las ciudades fronterizas durante el primer cuatrimestre, cuando en el ámbito nacional apenas aumentó 3.8 por ciento.

Cada mes se han ubicado por arriba de la inflación promedio de las demás ciudades, incluso liderando los primeros lugares nacionales en el encarecimiento de productos y servicios.

Es una realidad que duele en la capital del Estado.

Si así está la inflación, hablar de la desocupación es oportuno. El reclutamiento de aspirantes por parte de la empresa RH Global para la firma Home Depot, provocó que las oficinas del Servicio Estatal del Empleo en Chetumal lucieran recientemente atiborradas de postulantes para concursar por un espacio de la cadena, fiel reflejo de que urgen más y mejores empleos.

Al respecto, el secretario del Trabajo y Previsión Social de Quintana Roo, Patricio de la Peña, ha confirmado que con base en esta realidad se reorientarán programas e implementarán estrategias específicas para solventar el asunto, lo cual da un pequeño alivio, sobre todo porque pese a ello el Estado goza de buen ritmo en la materia.

Cifras duras del Servicio Nacional del Empleo evidencian lo anterior: Quintana Roo ostenta el tercer lugar en el desempeño de las acciones de “Fomento al Autoempleo”; el tercero en eficiencia en “Ferias de empleo”; el quinto en el “Portal de empleo”, y el octavo en “Bolsas de empleo” con eficiencia nacional. Aun así, falta por hacer en la zona sur.

Los efectos colaterales son imaginables: más delitos, más pobreza, más problemas psicosociales. Un ápice de razón ha tenido el presidente municipal Eduardo Espinosa Abuxapqui en señalar que los índices delictivos aumentan por falta de empleos. Es una verdad a medias, pero en la que radica razón. La otra parte de la verdad es que sus policías no hacen una labor eficiente.

Cada vez resulta más complejo vivir en Chetumal pese a los esfuerzos por darle el estatus que merece como capital. Estos no son problemas generados por sus habitantes, sino por sus autoridades.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios