16 de Noviembre de 2018

Opinión

Encapuchado me da risa

Después de ver las maneras tan poco civilizadas con las que los maestros de Guerrero se han manifestado pareciera que lo que buscan es darles la razón a los que los llaman vándalos.

Compartir en Facebook Encapuchado me da risaCompartir en Twiiter Encapuchado me da risa

En vez de refugiarse en la poesía que inspiran las Montañas Azules, como el subcomanche Marcos, los luchadores sociales de estos tiempos están decididos a que les pongan en su ma..., peor que el Borussia Dortmund al Real Madrid.

Son tales sus desfiguros, que cualquiera diría que lo que buscan es que les apliquen un castigo ejemplar que, a diferencia de otros actos de irreverencia y lucha en contra del sistema (68, Jueves de Corpus, guerrilla), tendrán, tristemente el apoyo popular.

Después de ver las maneras tan poco civilizadas con las que los maestros de Guerrero se han manifestado (aunque fueron muy democráticos al mad... a todos los partidos), pareciera que lo que buscan es darles la razón a los que, desde la otra histeria, los llaman vándalos y los acusan de ser un peligro para México. 

Lo mismo con los embozados que han tomado primero las rectorías de la UNAM y la de la UAM, que gracias a sus actos no solo se han ganado el consabido San Benito de “pseudoestudiantes”, sino que han despertado a espeluznantes emisarios del autoritarismo de los tiempos de la Dictadura perfecta como el ex rector de la UNAM, Guillermo Soberón, que ya exige que les apliquen todo el peso del Estado de derecho con tanquetas y soldados.

Eso sí es para felicitarlos, jóvenes. 

Si el objetivo es desprestigiar toda forma de insurrección, lo están logrando.

Lo bueno de estas acciones, seguramente diseñadas por sus peores enemigos, es que entre los bloqueos, zacapelas, corretizas y mentadas, nadie piensa en la sustancia, nadie se acuerda de sus exigencias (salvo en las más pen... como la de tener más vacaciones que Luis Miguel y de tener chamba asegurada, como si fueran de la Libre de Derecho en el sexenio de Jelipillo) ni las profundidades de la reforma educativa que en muchos sentidos resguardan un gen siniestro.

Es igual que con Chayito Robles, mientras que le piden que aguante a la turba resentida que tratan de lincharla, ni quién piense en los hambrientos. Para acabar con el lío, generar consensos y salvar al Pacto por México, hay que cambiarle al gobierno de Maduro a la Robles por su ministra de deportes, que es una ex atleta olímpica espectacular.

Cuando despertemos del desm..., entre barricadas y escupitajos, los CCH se habrán convertido en Cecatis o Cebetis al ritmo de más Facebook y menos book.

Pero ya se sabe, si hay pseudoestudiantes y pseudomaestros, también hay pseudoautoridades. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios