19 de Septiembre de 2018

Opinión

Entre muertos y vivos

El día en que las almas de los seres queridos traspasan la línea que divide lo terrenal de lo místico está a la vuelta de la esquina...

Compartir en Facebook Entre muertos y vivosCompartir en Twiiter Entre muertos y vivos

El día en que las almas de los seres queridos traspasan la línea que divide lo terrenal de lo místico está a la vuelta de la esquina, y en Cancún, son varios los eventos que se esperan. A diferencia de otros años, tal parece que el Halloween está perdiendo algo de terreno, y las tradiciones mexicanas toman fuerza.

Una de las figuras más presentes en los últimos días han sido las catrinas, las cuales adornan los anuncios del evento “Manos Mágicas” a celebrarse en el Jardín del Arte en la zona hotelera, y el altar más grande de Cancún en el parque de Las Palapas, ambos eventos, un intento por rescatar las raíces culturales de la región. Pero mientras en Cancún y un punto de la zona hotelera las catrinas se alzan como las reinas de la noche, la zona de antros ya prepara los disfraces y las luces para la noche de Halloween.

Sin embargo, tal parece que la cultura mexicana sigue prevaleciendo, y para muestra  uno de los eventos más esperados del año es el festival de Vida y Muerte de Xcaret, donde usuarios de redes sociales se vuelcan a la espera de que surja alguna oportunidad para obtener una entrada.

Tan sólo a Novedades de Quintana Roo acudieron 350 lectores, quienes vieron premiada su preferencia con una entrada para el magno evento.

Mientras tanto, el otro “festival” de vida y muerte, se lleva a cabo en el cementerio de la Región 99, Los Olivos, aquel que revive todos los años con el Día de Muertos. Durante el 1 y 2 de noviembre, los alrededores del cementerio se llenan de vida, comerciantes ambulantes aprovechan las fiestas y las familias, de dolientes y de curiosos, se dan una vuelta por el lugar para disfrutar algo diferente en Cancún.

Es irónico, como la muerte revive muchas cosas en esta ciudad, aquellos vivos que parecen muertos todo el año disfrutan estos días con singular alegría, y aquellos muertos son revividos en los recuerdos de sus seres amados y conocidos.

Y tal parece que el clima está siendo consecuente: el calor se está disipando y el frío se ajusta perfectamente para disfrutar un chocolate caliente y un pan de muerto, para,  como se dice en la región, chopear alegremente ese delicioso banquete. No por nada las celebraciones de la muerte hacen destacar a México en el mundo, un país donde a la sombra de la muerte nos cobijamos con fiesta y risas, y donde las fiestas se vuelven más coloridas, contrastando con el manto de la noche alumbrado por las veladoras, los altares y hasta serenata para aquellos que se nos adelantaron.
Bien lo dijo Amado Nervo: ¿Quién no sabe que en México seguimos al pie de la letra el precepto bíblico de alabar a los muertos? A los vivos los elogiamos cuando pueden darnos algo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios