11 de Diciembre de 2017

Opinión

EPN: los primeros quince días

Miro sus ojos maliciosos y respondo sin aspavientos que hasta ahora lo veo bien, que me parece que ha tenido un buen arranque.

Compartir en Facebook EPN: los primeros quince díasCompartir en Twiiter EPN: los primeros quince días

Me pregunta un amigo de esos que siguen creyendo que la pasada elección fue comprada, que vienen tiempos oscuros y que debido a la “imposición” estamos al borde de la revolución —aunque me aclara con presteza que él no es lopezobradorista— qué opino de estas dos primeras semanas de nuevo gobierno.

Miro sus ojos maliciosos y respondo sin aspavientos que hasta ahora lo veo bien, que me parece que ha tenido un buen arranque.

No lo puede creer, me ve, escandalizado, e insinúa que ya me vendí. Como sé que no lo voy a convencer de lo contrario, me limito a alzar los hombros y esbozar una media sonrisa.

Pero sí, esa es mi muy personal apreciación. Pienso que el presidente Peña Nieto y su equipo han comenzado bien y que un buen ejemplo de ello es lo referente a la reforma educativa y cómo lograron hacer que, sin quinazos o rudezas estruendosas, Elba Esther Gordillo la aceptara con sorprendente mansedumbre, con una actitud muy diferente a la que la maestra mostró con los dos gobiernos panistas, a los que trataba con una altivez supina y con los que tuvo el control no solo de la educación del país, sino de instituciones como la Lotería Nacional o el ISSSTE. Todo indica que las concesiones de las cuales gozó con Vicente Fox y Felipe Calderón se terminaron y la cuestión educativa volverá a estar en manos del Estado y no del SNTE.

Que ello fue fruto de una negociación política previa entre EPN y la señora Gordillo, no me cabe duda; como tampoco me cabe duda de que la lideresa entendió que esta vez no se podría poner con Sansón a las patadas.

Tendremos que ver cómo se desarrolla todo, pero haber logrado semejante cosa en tan escaso tiempo tiene visos de hazaña.

En cambio, me pareció un error político que de los sesenta y tantos detenidos el 1 de diciembre en las calles del Centro Histórico del DF, no todos hayan sido liberados y 14 sigan encerrados. Se argumentará con razones legales, pero, ¿no habría sido mejor despresurizar ese flanco y no dar motivo a nuevas protestas y movilizaciones? Son momentos en los que se requiere la concordia. Digo.

http://twiter/hualgami

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios