18 de Noviembre de 2018

Opinión

¿Es el espacio granuloso?

Ya desde 1900 sabemos, por Planck, que la energía no es continua, sino discreta, granulosa, en paquetes mínimos llamados quanta, en plural.

Compartir en Facebook ¿Es el espacio granuloso?Compartir en Twiiter ¿Es el espacio granuloso?

Un artículo de Stefano Liberati ha sido seleccionado como uno de los mejores del año 2013 [Highlight papers] publicados en el journal Classical and Quantum Gravity. Trabaja para la Scuola Internazionale Superiore di Studi Avanzati, en Trieste, Italia.

Es una revisión sistemática de los métodos con los que los científicos han puesto a prueba las leyes de la relatividad especial, de Einstein. “Las desviaciones respecto de la relatividad especial podrían, de hecho, indicar que el espacio-tiempo no es continuo, sino granuloso”; discreto, en otra expresión.

El planteamiento esencial de 1905 es que las leyes de la física son las mismas en todos los marcos de referencia inerciales: en un tren inmóvil y en otro corriendo, en un avión y en un cohete, en la Tierra y en Júpiter. Pero desde los años 90 del siglo pasado han aparecido desviaciones en la astrofísica de alta energía.

“Imagine un bloque de mármol visto a la distancia: se verá de textura uniforme”, plantea Liberati. “Pero a más cercanas observaciones veremos el mármol poroso e irregular”. Ocurre a simple vista, pero más si empleamos un microscopio. “Los físicos han estado tratando de hacer algo similar con el espacio-tiempo”.

Ya desde 1900 sabemos, por Planck, que la energía no es continua, sino discreta, granulosa, en paquetes mínimos llamados quanta, en plural. La luz también, dijo Einstein cinco años después. Así como la energía, tampoco el espacio ni el tiempo son divisibles hasta el infinito: llegamos a un mínimo, a un gránulo de espacio-tiempo. ¿De que tamaño es? Se encuentra en la “escala de Planck”, donde todo es inimaginable. Son gránulos cuya medida lleva un punto, 34 ceros y un 1.

La Navidad

Recordatorio anual: ninguno de los evangelios, ni los cuatro canónicos ni los rechazados porque la imagen que dan de Cristo no les gustó a los cristianos de los primeros siglos, señala fecha alguna para el nacimiento de Jesús, ni siquiera la época. Pero hay un indicio en contra del 25 de diciembre: cuando el ángel despierta a los pastores para que vayan a adorar al Mesías recién nacido, están durmiendo al aire libre.

Y en Israel, como en Sonora, quien duerme a fines de diciembre al aire libre amanece helado.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios