Es una campaña de calumnias porque critico a Peña y al PRD

Ebrard no tiene muchos aliados que salgan a batirse por él.

|

Marcelo Ebrard se atrincheró en su cuenta de Twitter para contrarrestar la andanada de noticias que vinculan a su gobierno con irregularidades en la construcción de la Línea 12 del Metro. Tuiteó el ex jefe de Gobierno del DF:
* “Es una campaña de calumnias solo por criticar al Pacto y la línea política que sigue la dirigencia del PRD”.
* “No estoy demandado, es una campaña de calumnias porque critico al PRD y a Peña”.
* “Si tienen algo que procedan”.

Las presuntas irregularidades surgirían del informe de la Cuenta Pública 2011 de la Auditoría Superior de la Federación y estarían siendo observadas por la contraloría del gobierno capitalino y la Asamblea Legislativa del DF. Se habla de cantidades fantásticas. Una demanda civil de 120 millones de pesos, costos extras que rondarían los 3 mil millones.

Independientemente del curso que tomen las investigaciones, los tuits de Marcelo dejan ver que sí hay un distanciamiento con la dirigencia del PRD, una confrontación. Y que Ebrard no tiene muchos aliados que salgan a batirse por él. Me recuerda el caso de Rosario Robles en 2001, agredida desde el primer día por el flamante jefe de Gobierno Andrés Manuel López Obrador, obsesionado en mostrarla como una corrupta.
Quizá la pauta de alguien marca que es hora de comenzar la batalla en y por el PRD. Y ya se sabe lo despiadadas que suelen ser.

El episodio debe sonarle a música celestial a la Morena lopezobradorista, cuya primera batalla electoral será en dos años, precisamente contra el PRD. Pocas noticias pueden serle tan melódicas como el aborto de una eventual, temporal alianza Chuchos-Mancera-Ebrard.
Pocas.