15 de Octubre de 2018

Opinión

Escribiendo el próximo capítulo

México está cosechando el fruto de malas decisiones y directivos mesiánicos...

Compartir en Facebook Escribiendo el próximo capítuloCompartir en Twiiter Escribiendo el próximo capítulo

Son las 11 de la noche, llegando a casa después de un ajetreado día y aún falta preparar la presentación de algún proyecto, programa de TV o artículo para Milenio Novedades. No se descansa y muchas cosas se realizan tan sólo por el placer de hacerlas, sin esperar nada a cambio.

Ayer, como cada mes, me tocó encabezar -como presidente del Colegio Mexicano de Reumatología-  una sesión mensual más, vía satélite, para todo el país. Tres generaciones nos reunimos para discutir temas de actualidad para el beneficio colectivo y de los que al día de hoy son víctimas de un flagelo incurable, doloroso e incapacitante; me refiero a las enfermedades del sistema musculo-esquelético. 

En mi rincón favorito de la casa y como fondo la Novena de  Beethoven, reflexionaba en cuanto si estábamos preparando a las  actuales generaciones para afrontar la difícil tarea de dirigir este planeta. Los conocimientos son indispensables, pero inmutables los principios y valores. Son momentos difíciles, pero hay que guiarlos desde ahora para compartir la magna responsabilidad.

¡Sí!,  el trabajo y las exigencias se han multiplicado como parte de este mundo apocalíptico, lleno de reacomodos, donde la magia de hacer mucho con nada se ha vuelto la constante, y hay quienes se atreven a decir “optimizando recursos”: ¿cuáles?

No se ha necesitado transitar por alguna guerra en nuestro México, tan sólo estamos cosechando el fruto de las malas decisiones, dispendios, directivos mesiánicos y donde aprender del error fue la máxima administrativa hasta no hace mucho. Los conflictos arrecian, y en la cadena de mando, quienes dan la cara son quienes menos culpa tienen. 

La operación avestruz no aplica, siempre de forma valiente cual soldado en el frente, se manifiestan, por quienes en bunkers se esconden, mientras el cliente sufre. Hay que reconocer que se intenta construir en 3 días lo que durante décadas se descuidó. En materia de salud, educación y seguridad, se busca la luz que marque el mejor camino, y hasta ahora parece que no le encontramos la cuadratura al círculo.

Con estas  reflexiones intento dejar claro que nos tocaron las “vacas flacas”, y que habrá que seguir luchando y empujando hacia delante. No podemos heredarle a los hijos el apocalipsis, hay que rediseñar el actual proyecto de vida, pero con el binomio insustituible de juventud y experiencia. 

No te desamines cuando sientas desfallecer, cada decisión, cada vida salvada con nada y cada alumno que logra terminar sus estudios y aprende a vivir con el fruto de su trabajo honesto y digno son el garbanzo de a libra que enaltece y da razón a tu existir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios