19 de Octubre de 2018

Opinión

Estrés, losa para el inestable

El contacto estrecho con pacientes, sobrecarga y la falta de insumos son las principales causas del 'burnout'.

Compartir en Facebook Estrés, losa para el inestableCompartir en Twiiter Estrés, losa para el inestable

Los años, excesos y acoso laboral, con disfraz teatral de supuesta vigilancia extrema, con el presunto fin último  de encubrir errores o vicios entre las altas esferas ante los mandos medios y oscuros empleados, sin duda han condicionado cambios en el comportamiento de profesionistas otrora estables. Cual colosos de barro, se agrietan y desmoronan ancestrales ejemplos de rectitud y de honestas formas de actuar. Causas de lo anterior diremos que resultan de innumerables problemas personales, familiares y laborales,  que en conjunto cimbran las entrañas de sociedad e instituciones. 

Reciente tarde, intentando lidiar con obstáculos a la gestión administrativa de semejantes con “aires de ungidos por dioses”, aquel amigo destacaba lo preocupante del estrés y consecuentes enfermedades psicosomáticas. El personal médico y paramédico no escapa a esta condición. Será el “burnout”, repliqué. Pero para entender el concepto de “burnout” les diré que fue utilizado en el ámbito de la psicología por Freudenberger en1974. Se definió como aquel estado de fatiga o frustración que se produce por dedicación a una causa que no produce el resultado esperado.

Para poder entender el porqué hablar sobre este particular, me permito transcribir la definición de “salud” según la OMS: “Estado de completo bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia”.  Por todo ello, la  preocupación sobre el asunto radica en el no cumplimiento del precepto dictado. 

El contacto estrecho con pacientes, sobrecarga y la falta de insumos son las principales causas del “burnout”. Fíjense que,  en  instituciones del sector,  encontraron 10.9 % de cansancio emocional, 19.6 % de despersonalización y 74.9 % de baja realización personal.

Por otro lado, Aranda et al. realizaron un estudio entre médicos familiares, encontrando prevalencia del 42.3 %. También Cabrera et al. refieren que de 236 enfermeras estudiadas, 92 (39 %) mostraron datos contundentes de sufrir este flagelo.

La OMS ha considerado este “burnout” como riesgo de trabajo y hasta la fecha,  por razones inexplicables, ha sido ignorado, cual factura pendiente, para nivel central. Evita ser “Candil de la calle, oscuridad de su casa”.

“Nuestra profesión es verdadera vocación en la cual sus miembros no pueden separar su profesión de su vida”, reza la primera frase del primer capítulo del “CECIL”, el libro más estudiado de la medicina clínica. Para concluir, expreso mi reconocimiento a todos mis compañeros médicos que dan o han dejado su vida  con el único afán de poder servir a quien más lo necesita.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios