24 de Septiembre de 2018

Opinión

La falsa esposa

La novela, es la íntima tragedia de tres mujeres, que va entretejiendo con sus diversas voces la novela, estalla y se entrelaza un 20 de agosto de 1940, con la muerte de León Trotsky.

Compartir en Facebook La falsa esposaCompartir en Twiiter La falsa esposa

Luego de “El hombre que amaba a los perros” parecería agotado el tema del asesinato de Trotsky y, sin embargo, otra novela lo revisita desde puntos de vista inéditos. Se trata de “La falsa esposa”, de Maritza Macín, y publicada por la Editorial Praxis. Obtuvo el Premio Bellas Artes Juan Rulfo 2011 para Primera novela, con un jurado conformado por Ana García Bergua, Daniel Leyva y Orlando Ortiz.

Leonado Padura nos mostraba al Ramón Mercader del Río manipulado por el estalinismo hasta la culminación no sólo de la muerte de León Trotsky sino del propio y muy consciente sacrificio del asesino. Por su parte, Maritza Macín da la voz a tres mujeres sacrificadas también por esa gigantesca piedra de molino que fue el estalinismo, pero también tres entregadas militantes comunistas y las tres enamoradas de sus hombres: Natalia Sedova, esposa y camarada del líder soviético perseguido por el tirano; Sylvia Ageloff, trotskista utilizada por el asesino para llegar a su víctima; y Caridad Mercader, comunista y madre del asesino. 

El trabajo de documentación es acucioso y, como historiadora, Maritza Macín se pule sobre todo en la reconstrucción de la llamada “Falsa esposa”, el personaje menos conocido, el menos estudiado, el más vilipendiado y el que da título a la novela. Desde una perspectiva ideológica, la autora no sólo habla con conocimiento de causa académico sino, sobre todo, desde dentro. Conoce lo que significa el compromiso político y militó en un Partido Comunista Mexicano que, aun cuando ya había roto con el estalinismo, todavía debía superar muchas secuelas del dogmatismo. 

Sin embargo, lo que más resalta en la novela es la creación literaria de tres personajes de profunda complejidad, sin perder tampoco la complejidad de los países, los momentos y las personalidades de otras figuras que los acompañan. Hay un trabajo fino de trenzado. Una manera de hilar para la trama pocas veces vista en una primera novela. Sobre todo en una con tantas posibilidades de sobredimensionar los discursos o perderse en las anécdotas más espectaculares.

La íntima tragedia de tres mujeres, que va entretejiendo con sus diversas voces la novela, estalla y se entrelaza un 20 de agosto de 1940, con la muerte de León Trotsky. La aparición de una espléndida novelista se demuestra con la publicación de “La falsa esposa”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios