19 de Julio de 2018

Opinión

Fiesta salinista

La mesa principal fue la que acaparó la atención pues incluía al grupo que llevó a la presidencia a Enrique Peña Nieto.

Compartir en Facebook Fiesta salinistaCompartir en Twiiter Fiesta salinista

La hacienda Tekit de Regil –del banquero Roberto Hernández, tan maltratado por un grupo del PRI– fue decorada con hermosos arreglos florales, centros de mesa y cortinas blancas que sirvieron para que reflejara los juegos de luces moradas y rosadas, colores que eligieron los novios para engalanar lo que muchos llamaron la boda del año. No era para menos, era el casamiento de Emiliano Salinas Occelli, hijo del ex presidente Carlos Salinas de Gortari, y la actriz Ludwika Paleta Paciorek.

A todos los invitados se les dio el código de etiqueta: los hombres saco sin corbata o guayabera blanca de lino, las mujeres vestido de gala; el menú de bebidas: vinos blanco y tinto del Valle de Guadalupe, Baja California, y vodka polaco, y  la comida: pescado a la talla, chilito ancho relleno de frijol, croquetas de plátano macho, tarta de chocolate de molienda con helado de menta y timbal de coco y mango.

En la mesa principal muy larga –que no fue la de los novios– estaba el ex presidente Salinas y a su derecha, el gobernador de Yucatán Rolando Zapata Bello, su esposa Sarita Blancarte –quien deslumbró con su mirada–, y Alberto Borge, gobernador de Quintana Roo, y  a su izquierda, su esposa Ana Paula Gerard, el cordinador de los senadores Emilio Gamboa, el líder de los diputados federales Manlio Fabio Beltrones; frente al ex mandatario, el gobernador de Chiapas Manuel Velasco y su novia la actriz Anahí Puente –quien no entendía lo que ahí se comentaba–, el gobernador de Campeche Fernando Ortega, el ex candidato presidencial del PAN Diego Fernández de Cevallos, Pedro Aspe, quien conversaba amenamente con la secretaria de Turismo Claudia Ruiz Salinas, Roberto Gil, José Fernández, de Femsa, Jorge Mendoza, segundo de TV Azteca. No se vio a la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco, quien ya está en la etapa final de su embarazo.

En la mesa de Emiliano y Ludwika estaban la señora Cecilia Occelli González, Juan Cristóbal Salinas con su esposa Natalia Esponda, sus medio hermanos  Ana Emilia y Patricio Salinas Gerard, Cecilia Salinas y Dominika Paleta.

La mesa principal fue la que acaparó la atención pues incluía al grupo que llevó a la presidencia a Enrique Peña Nieto, los de Atlacomulco y los salinistas de la vieja y nueva guardia en alianza con los gobernadores que fueron electos antes del arribo de Peña Nieto.

Salinas de Gortari, amable, visitó todas las mesas. Platicó  Zapata Bello con el senador Gamboa Patrón, quien le dijo que él es el gobernador y no tiene porqué cargar con los errores del pasado, pero que cuidara que sus colaboradores no lo metieran en problemas; sin duda la clase política que toma decisiones sabe que el mandatario de Yucatán es de buenos sentimientos.

Manlio Fabio Beltrones sentó junto a él a Pablo Gamboa y en privado le dijo que él va a seguir la carrera del político en Yucatán “y eso es bueno”, lo que motivó que el ex presidente Salinas comente: Sigue los pasos del papá, pero en su trayectoria primero es el estado. Diego Fernández saludó con afecto a Pablo.

El próximo 25 de abril, en el D.F., diputadas federales le van a hacer su baby shower a la ex gobernadora de Yucatán Ivonne Ortega.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios