27 de Mayo de 2018

Opinión

Focos rojos en la frontera

El violento encontronazo entre fayuqueros, aduaneros y militares que se vivió la tarde del martes en la aduana del poblado fronterizo de Subteniente López...

Compartir en Facebook Focos rojos en la fronteraCompartir en Twiiter Focos rojos en la frontera

El violento encontronazo entre fayuqueros, aduaneros y militares que se vivió la tarde del martes en la aduana del poblado fronterizo de Subteniente López, también conocido como Santa Elena, demostró que en esa comunidad está en pleno desarrollo un problema social que puede salirse de control si sigue siendo ignorado por las autoridades tanto locales como federales.

Y es que por muchos años la economía de los habitantes de Subteniente López estuvo sostenida en el auge de la Zona Libre de Belize, por lo que la apertura del nuevo Puente Internacional “Chactemal” propinó un duro golpe al poblado y a los comerciantes locales, que vivían del dinero de los visitantes al paraíso fiscal. 

Al cerrar el antiguo puente de Santa Elena, la llave de los ingresos de cientos de habitantes del poblado fronterizo se cerró de golpe provocando un estallido de inconformidad social que derivó en protestas e incluso bloqueos al paso carretero que conecta México con Belice.

Debido a esto muchos de los pobladores de Subteniente López que perdieron sus ingresos empezaron a diversificar sus actividades, convirtiéndose en fayuqueros hormiga o “burreros” que cruzan mercancía de la Zona Libre hacia nuestro país caminando a través del antiguo puente y almacenando los productos en sus hogares para luego entregarlos al comprador real.

Con esta actividad ilegal muchos logran obtener ganancias que van desde los 200 hasta los mil pesos diarios, por lo que los “fayuqueros caminantes” se están multiplicando como hongos ante la complacencia de los agentes aduanales que también reciben parte de las ganancias a través de las tradicionales “mordidas”.

Esa evidente corrupción de los agentes aduanales instalados en el puente de Santa Elena ha sido el abono ideal para que el problema se profundice, y cuando se les ocurre aplicar la ley, las cosas se les salen de las manos, como ocurrió en este caso.

Enfrentamiento

El zafarrancho empezó cuando una agente de la aduana cerró indefinidamente el cruce peatonal de Subteniente López después de que identificara a varios habitantes del poblado que habían cruzado varias veces en el día como “fayuqueros”. Algunos de los pobladores varados en el cruce se hicieron de palabras con los agentes aduanales hasta que estalló la violencia con golpes, cachetadas, jalones de pelo y hasta pedradas, obligando a la aduana a solicitar el auxilio de los militares que mantienen un retén a pocos metros de la garita.

Tras media hora el conflicto terminó dejando varios lesionados y cinco detenidos, pero el problema de fondo permanece en Subteniente López, alentado y solapado por autoridades miopes que cumplen con la ley cuando les da la gana y a conveniencia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios