11 de Diciembre de 2017

Opinión

Gilberto, el huracán del siglo (3)

Con la llegada del meteoro sucedieron cosas que nunca habían sucedido.

Compartir en Facebook Gilberto, el huracán del siglo (3)Compartir en Twiiter Gilberto, el huracán del siglo (3)

Hoy hablaremos de los daños que provocó “Gilberto”, el huracán del siglo, a la infraestructura turística y la zona urbana del Caribe Mexicano y de las enseñanzas que dejó.

Ningún huracán, hasta donde se conoce, ha golpeado tan duro a Quintana Roo, éste en particular ha sido el más intenso e incluso llegó al grado de cambiar el rumbo de la historia de este polo turístico, detuvo la marcha vigorosa de crecimiento que tenía, de modo que hubo que replantear estrategias de crecimiento y economía para que no decayera el destino turístico por excelencia del Caribe, sobre todo enseñó a quienes sufrieron el impacto de este poderoso meteoro a ver la vida de diferente manera, a entender que estaban en una zona que había sido y que seguirá siendo impactada por huracanes y a que con este tipo de fenómenos meteorológicos no se juega.

Por supuesto hubo pérdidas humanas, las más dolorosas, de pescadores de Puerto Juárez e Isla Mujeres que en algunos casos no alcanzaron a resguardarse y en otros se quedaron a cuidar sus barcos, ignorando que este temible huracán les tenía preparado una sorpresa desagradable que les costaría la vida. 

La lujosa zona hotelera de Cancún quedó devastada y con los mayores daños, a tal grado que el Gobierno Federal tuvo que implementar un apoyo económico de emergencia destinado a  tratar de levantar este polo turístico para la temporada invernal que se avecinaba, porque prácticamente, después del paso del huracán, el movimiento de turistas quedó paralizado; ni qué decir de los daños sufridos por Isla de Mujeres y Cozumel que fueron algo no visto jamás por sus habitantes.

Sucedieron cosas como nunca habían sucedido: un barco pesquero cubano que encalló en plena hotelera de Cancún; el ferry que daba servicio a isla Mujeres encallado igual en la isla y, lo peor, la arena blanca de grano fino lavada y llevada a depositar a la Bahía de Mujeres, dejando sin este gran atractivo a Cancún.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios