26 de Septiembre de 2018

Opinión

Gobernar a contentillo

Las políticas públicas y acciones de gobierno se diseñan, construyen y ejecutan pensando en el beneficio social...

Compartir en Facebook Gobernar a contentilloCompartir en Twiiter Gobernar a contentillo

Las políticas públicas y acciones de gobierno se diseñan, construyen y ejecutan pensando en el beneficio social, no en el de unos pocos y el agravio de la mayoría; y esa deberá ser la línea que guíe la decisión gubernamental para frenar la insistencia empresarial en la zona norte de Quintana Roo para cambiar, de nuevo, el huso horario local.

Empresarios del norte de Quintana Roo pretenden cambiar el huso horario, afirmando que traería millones en beneficios porque el 80 por ciento de los turistas que arriban al estado proceden de lugares como Texas, Carolina del Norte y Sur, Ohio, Delaware, Miami, Georgia, Mane, Nueva York y Nueva Jersey; entre otras, así como Ontario y Quebec; las cuales se rigen por el horario del Este, es decir, dos horas más del horario del Centro que rige en la entidad. El Senado lo aprobó el 24 de abril de 2012, pero la medida fue frenada a nivel local por diversas razones, entre ellas la inconformidad social mostrada y la falta de análisis que comprobaran los beneficios anunciados.

En tres ocasiones anteriores intentaron echar  a andar la medida, asegurando que no sólo se alinearían los horarios con respecto al país del norte, sino que habría millonarios ahorros en energía eléctrica; e incluso presentaron como argumento el aval de la Comisión Federal de Electricidad (CFE). Sí, esa misma instancia que durante años ha ignorado la petición de cientos de miles de quintanarroenses para que reclasifique las tarifas y las equipare a las de entidades como Yucatán, cuyos precios son menores.

No, la reclasificación de tarifas, medida administrativa que requiere sólo firmas, por decirlo de manera sencilla, ha sido “imposible” de atender por parte de la paraestatal; pero si avala “sesudos” análisis presentados por hoteleros. Para decirlo sin tapujos, lo hace porque el consumo de energía eléctrica por parte de los cientos de miles de usuarios se incrementará por las mañanas, las demás afirmaciones son eufemísticas.

Para cuando se inició esta embestida empresarial, quienes la encabezaban ni siquiera contaban con estudios que confirmaran beneficio social alguno, tal cual lo plasmó en sus páginas Novedades de Quintana Roo en su edición del 14 de marzo de 2012; pero eso sí, los empresarios anunciaron que juntaron veinte mil firmas que avalaban su planteamiento. Claro, firmas de empleados de sus hoteles que firmaron “voluntariamente a fuerza”, como después divulgarían varios medios locales quintanarroenses.

No se trata pues de modificar el horario en el norte y mantenerlo igual en el sur; no se trata de actuar a contentillo, la administración orientada a resultados, la nueva gestión pública, implica sobre todo la generación de acciones de gobernanza; toma de decisiones construida, instrumentada y fiscalizada junto con la ciudadanía; y para ello; por supuesto, es fundamental la naturaleza de la participación social.

No es teoría. Debe ser, ante todo, práctica gubernamental; así que habrá que ver la determinación del gobierno local.

Pretender decir que el norte apoya el cambio y es protector de la actividad turística y que el sur se resiste por alguna razón desconocida al cambio de huso horario son generalidades incorrectas, porque no reflejan lo que en realidad ocurre: y lo que ocurre es que la actividad turística se desvincula cada vez más de la satisfacción de necesidades sociales que la inspiraron. Porque las empresas; por supuesto, antepondrán siempre las ganancias, pero es obligación del gobierno orientar su actividad para que genere desarrollo y no a costa de quienes dan razón y vida al destino turístico más importante de México. No es demagogia, es necesidad de gobernanza, así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

P.D. Busque la cuenta de Facebook “100,000 firmas para tener más horas de sol en Quintana Roo”, ya ni siquiera existe. Mucha legitimidad y legitimación…

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios