19 de Septiembre de 2018

Opinión

¡Gracias, Señor!

Gracias porque tengo un hogar para regresar cuando terminan mis labores, porque ahí me esperan: el amor, el afecto y la comprensión, que es Mi familia.

Compartir en Facebook ¡Gracias, Señor!Compartir en Twiiter ¡Gracias, Señor!

En este año que termina sólo pueden brotar de mis labios las palabras ¡Gracias, Señor! Gracias, Señor, por todo lo que me diste y gracias por todo lo que me quitaste. Porque me diste lo que me hacía falta y me quitaste lo que me iba a perjudicar; pero necio de mí no entendía tu mensaje y lo mucho que tú me quieres, en cuidarme y protegerme. Me mostraste que debo de disfrutar lo que tengo y no tener apego a lo terrenal. Que en esta vida todos estamos de paso, y lo único seguro es la muerte. Me mostraste mi debilidad para aceptarme, y a poner mi felicidad en tus manos.“Me enseñaste a paladear el instante que vivimos”.

Gracias por este año termina. Quiero darte las gracias por mis brazos perfectos, cuando hay tantos mutilados por las guerras y por el dolor entre hermanos. Personas que se esmeran en lastimarse los unos a los otros; matrimonios que tratan de ser infelices, familias enteras que se dedican a destrozarse en vez de buscar la paz, la concordia y la armonía. Te doy gracias por mis ojos que me regalaste para disfrutar de la belleza de la naturaleza, cuando hay tantos ciegos en lo espiritual, porque no valoran lo que tienen y sólo sufren de lo que carecen. No ven la pareja que les diste para ser felices; ignoran a sus hijos fruto de su amor que les regalaste, y en lugar de amarlos se vuelven expertos en lastimarlos, y no valoran a sus padres que les prestaste, no los respetan ni les dan su amor, quiera Dios que para verlos no tengan que llorarlos.

Gracias porque tengo un trabajo y por lo que a diario me das y debo de valorar, cuando hay tantos que no tienen ni un pedazo de pan para satisfacer sus necesidades. Y uno soberbio, sólo quiere más de lo material. Se nos olvida que “el alma no crece cuando le sumamos, crece cuando le restamos”. Este año voy a usar la frase de San Francisco de Asís para recordar la pobreza espiritual y esperar la dicha celestial, diré todos los días: “Yo necesito pocas cosas, y las pocas cosas que necesito, las necesito poco.” 

Gracias porque tengo un hogar para regresar cuando terminan mis labores, porque ahí me esperan: el amor, el afecto y la comprensión, que es Mi familia. Cuando hay tantas personas que no tienen ni un techo, o lo que es más triste, cuando lo tienen no lo valoran y dejan que ahí reine el odio, la intriga y el desamor. Me comprometo este año en darle más importancia a lo esencial y no a lo urgente, en dar amor manifestado a mis familiares, pareja, hijos y hermanos.

Gracias porque en este año nos diste tu perdón, tu pan y tu palabra, manifestada en tantas personas que nos rodean y a diario nos las regalaste con servicio y entrega. En mi pareja sentí tu amor, en mis hijos tu afecto y en mis hermanos tu calor y amor incondicional. ¡Gracias, Señor!

Gracias padre por tener poco que pedirte y tanto que agradecerte. Gracias padre por la vida que a diario me enseñas a vivirla y disfrutarla. Gracias, Padre, por el amor, la amistad y la salud. Gracias, Padre, porque en una palabra he aprendido a decir ¡Gracias! 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios