15 de Diciembre de 2017

Opinión

Gracias y perdón

En ese tenor, demos gracias que por fin terminaron los citatorios para que los ex funcionarios municipales comparecieran.

Compartir en Facebook Gracias y perdónCompartir en Twiiter Gracias y perdón

Rigoberta Menchú dijo el lunes pasado que el día de hoy es una fecha para pedir perdón y dar gracias.

En ese tenor, demos gracias que por fin terminaron los citatorios para que los  ex funcionarios municipales comparecieran. Como era de esperarse, ninguno de los citados asistió y el Ayuntamiento, en lugar de quedar bien parado  como autoridad, quedó en ridículo con los plantones que le dieron. Ya van 100 días de gobierno municipal y aún no se ve que adopten su papel: siguen empeñados en ser oposición.

Al paso que van, si su mayor logro va a ser perseguir, infructuosamente, a la administración anterior, no les va a alcanzar para llegar tranquilamente a la elección, especialmente ahora que más de la mitad de los panistas no refrendó su militancia. El PAN se ha empeñado en representar el cambio, pero ¿cómo hacerlo si quien encabezó ese movimiento de cambio y esperanza, Vicente Fox, decidió no seguir? Fox será todo lo que quiera, pero fue el primer presidente de oposición, el primer presidente panista y el primer presidente del cambio.

¿Y qué pasa con Patricio Patrón, que tampoco renovó su militancia? Panista de abolengo, último gobernador panista en Yucatán y que aún tiene influencia en ciertos círculos dentro del partido. El mensaje que se sigue mandando es de un partido fracturado y sin rumbo claro. Así, en Mérida el PAN debe dar gracias a que el gobierno anterior fue de los peores que se han tenido y debe pedir perdón por quedarse colgado en eso y no avanzar.

El PRI, por el contrario debe agradecer que tiene unas bases muy priistas que no lo abandonan por nada. También debe agradecer que tiene personajes muy carismáticos, porque si consideramos que las personas votamos con el corazón, esa característica es de mucha ayuda. Finalmente debe agradecer también por los problemas dentro del PAN, ya que no han tenido candidatos que les den pelea, cuando menos en los últimos cinco años. En lugares muy priistas, como Progreso, es una realidad que la gente ya está cansada de los malos gobiernos municipales, corruptos y plagados de nepotismo, y también de los gobiernos estatales que no les manda nada porque “al fin que ya son priistas”; pero siguen votando por ellos porque los otros partidos no han tenido el tino de poner a un candidato carismático y que les represente una verdadera opción. Así pues, el PRI debe pedir perdón por subestimar a sus bases, contarlas como seguras y no cuidar a los priistas, entre otras cosas.

Y para terminar con el mismo sentir, pido disculpas si alguna vez se ha sentido alguien  aludido, ofendido o contrariado y agradezco que se tome la molestia de leerme y compartir su punto de vista. En política todos tenemos una opinión, lo interesante es escucharlas y analizarlas todas. Somos seres políticos, ¡qué le vamos a hacer!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios