16 de Noviembre de 2018

Opinión

Grandes planes para el Istmo de Tehuantepec

El gobierno federal planea anunciar el próximo 15 de julio el Programa Nacional de Infraestructura de la presente administración...

Compartir en Facebook Grandes planes para el Istmo de TehuantepecCompartir en Twiiter Grandes planes para el Istmo de Tehuantepec

El gobierno federal  planea anunciar el próximo 15 de julio el Programa Nacional de Infraestructura de la presente administración, en el que figura, además del Tren Transpeninsular  Mérida-Punta Venado y puntos intermedios, el inicio de la concretización del Corredor Transístmico.

Este proyecto del Corredor Transístmico podría ser una de las principales obras contenidas en el Programa Nacional de Infraestructura, con el cual se buscaría aumentar el comercio entre México, Estados Unidos, Asia y Europa, sí, pero lo más importante sería abrir un nuevo paso entre los dos océanos al comercio mundial.

Este sería el principio de la concretización de un antiguo proyecto para unir los dos océanos para así acortar las distancias y abaratar costos del comercio entre Asia y Europa que en la actualidad transita principalmente por el ya insuficiente y costoso  Canal de Panamá.

En este momento resulta muy conveniente recordar que la idea de construir un canal interoceánico entre Salina Cruz, Oaxaca y Coatzacoalcos, Veracruz, no es nueva y que los navegantes conquistadores ya avizoraban que esa zona con el tiempo se convertiría el paso del comercio mundial, y parece que el gobierno de Peña Nieto está decidido a asumir el reto.

En 1520 Diego de Ordaz, por instrucciones del conquistador Cortés, exploró el río Coatzacoalcos e informó a los soberanos españoles acerca de las grandes ventajas que ese paso entre océanos podría representar.

Resulta interesante comentar que a finales del siglo XVIII volvió a pensarse en el proyecto al descubrirse en San Juan de Ulúa unos cañones fundidos en Manila, Filipinas. Los virreyes quedaron intrigados sobre cómo habrían llegado hasta ahí, pues se sabía de fijo que no pasaron por el Cabo de Buena Esperanza ni por el de Hornos, en el extremo sur del continente americano.

Dadas las pésimas condiciones de los caminos de Acapulco a México, y de esta ciudad a Veracruz, tampoco parecía factible que se hubieran conducido por esa ruta. Hechas las averiguaciones del caso, quedó de manifiesto que habían seguido un derrotero terrestre y fluvial por el Istmo de Tehuantepec. El gobierno fijó de nuevo su atención en el asunto y el virrey Bucareli envió dos hábiles ingenieros a reconocer el territorio comprendido entre la rada de Tehuantepec y la barra de Coatzacoalcos, con la mira de abrir comunicación entre los dos mares.

Sin duda que se trata de una zona estratégica, como expliqué ampliamente en un capítulo de mi libro Ciapas, en el que se dan pormenores de los diferentes intereses que en distintas épocas se han movido en torno a esa zona geográfica mexicana.

Vale la pena mencionar que a mediados de diciembre de 1994 el periódico San Antonio Express-News informó que si todo salía bien para los estados de Oaxaca y Veracruz, el Canal de Panamá podría tener en México un competidor en el siglo XXI.

Desde entonces, la privatización de la mayor parte de los puertos mexicanos empezó a atraer inversionistas de todo el mundo, quienes han venido examinando la posibilidad de construir un "puente interoceánico" que enlace los puertos de Salina Cruz, Oaxaca, y Coatzacoalcos, Veracruz, por medio de un sistema ferroviario de carga y una supercarretera.

Tuve oportunidad de platicar con expertos que, además, conocen muy bien la zona, y me dijeron que están dadas las condiciones para contar con una vía acuática de mucho mayor envergadura que la del Canal de Panamá.

Se constituiría en zona de tránsito interoceánico de gran parte de la carga transportada entre Asia y Europa. Además, el Corredor Salina Cruz-Coatzacoalcos se desarrollaría como cinturón de maquiladoras.

Desde entonces, los interesados en el proyecto eran, entre otras compañías, la Southern Pacific, Union Pacific, CSX, Burlington, Norfolk, Southern, Sea Line.

Según estudios de consultoras extranjeras el ahorro con respecto al Canal de Panamá sería de aproximadamente cuatro días de navegación. Fuentes de Ferrocarriles Nacionales de México (FNM) indicaron que la vía, que incluye los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos y una doble vía de ferrocarril, ahorraría también a los usuarios un promedio de cien mil dólares, con lo cual este canal se volvería viable para el transporte de carga por vía marítima.

El abanico de interesados se ha ampliado. Hoy hay navieras japonesas, chinas y coreanas que estarían dispuestas a incursionar en el proyecto para unir a los puertos de Salina Cruz, en el Pacífico, con Coatzacoalcos, en el Golfo de México. (Lea más de este y otros temas en www.enbocaspalabras.com.mx).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios