18 de Octubre de 2018

Opinión

El habla de Yucatán

Muchas veces nos preguntamos sobre tal o cual palabra y su significado, son palabras que conocemos de oídas y de las que hoy, gracias al libro 'Diccionario del Español Yucateco', podremos conocer su sentido exacto.

Compartir en Facebook El habla de YucatánCompartir en Twiiter El habla de Yucatán

Algo que disfruto mucho al estar en Mérida es la musicalidad de nuestra manera de hablar, siempre que alguien de fuera pretende caer gracioso “hablando como yucateco” me río y pienso: los yucatecos no hablamos así.

Lo peor es que, en algunos casos,  ni los mismos yucatecos sabemos lo que estamos diciendo; usamos las palabras sólo porque suenan chistosas  ¡Cuántas “caballadas” oímos decir a tantos cómicos que ni siquiera saben lo que están diciendo!

¿De qué manera se preparan? Si les pidieran que mencionaran los tres libros que han cambiado su vida… ¿qué dirían? ¿Han leído a Abreu Gómez,  García Ponce o Cáceres Carenzo? ¿Tendrán algún interés en conocer el uso del español en nuestro Estado? Para mí es un privilegio de mi tierra escuchar cómo construyen sus frases los mestizos de los municipios: tan llenas de metáfora y poesía. 

Ahora estuvieron de visita unos amigos de Veracruz y el D.F. anduvimos por algunos puertos, cenotes y municipios. Mis amigos preguntaban: “¿Qué dijo? Le entendí la mitad” y es que la mezcla de las palabras maya-español, las onomatopeyas y el acento nos hacen poseedores de un habla singular, y de la cual no sólo debemos sentirnos orgullosos, sino conocer a fondo todos los detalles y los significados del español que se habla en la península yucateca.

Por eso me sentí gratamente sorprendida por la gentileza del maestro Miguel Güémez Pineda, pues me hizo el favor de obsequiarme su libro “Diccionario del Español Yucateco”  coeditado por Plaza y Valdés Editores y la Uady.

Me parece un enorme acierto de todas las personas que colaboraron para la publicación de tan importante documento.

Muchas veces nos preguntamos sobre tal o cual palabra y su significado, son palabras que conocemos de oídas y de las que hoy, gracias a este libro, podremos conocer su sentido exacto.

Creo que este libro es oro puro para quienes escribimos teatro regional, pues además de corroborar fidedignamente el uso del idiolecto yucateco, también conoceremos otras palabras y podremos incluirlas en nuestros guiones, contribuyendo con eso a la preservación de nuestro lenguaje. 

Quizá los de afuera tengan derecho a seguir creyendo que los yucatecos hablamos como aquel personaje de “Don Gato y su pandilla”, pero nosotros tenemos que conocer a fondo nuestras raíces, porque la palabra es poderosa: es presencia y  cultura.

Gracias al maestro, hoy tengo una excelente fuente de consulta y gozo verbal en esta maravilla impresa que es su libro: Felicidades.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios