20 de Julio de 2018

Opinión

¿Hasta cuándo Chuayffet?

Chuayffet no tomó las medidas necesarias para garantizar la aplicación del examen y dejó en manos de los gobernadores Gabino Cué y Salvador Jara el proceso que debió ser blindado en sus estados.

Compartir en Facebook ¿Hasta cuándo Chuayffet?Compartir en Twiiter ¿Hasta cuándo Chuayffet?

Como ya lo había anunciado, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) saboteó en su estreno el examen de oposición para el ingreso al nivel básico del servicio profesional docente en Oaxaca y Michoacán, sin que la Secretaría de Educación Pública metiera las manos para evitarlo. El hecho pasó de ser el berrinche tradicional de la CNTE para institucionalizarse en la impunidad brutal que impera en dichos estados, ya que la aplicación de la prueba está considerada como obligatoria e insalvable en el artículo tercero de la Constitución, según la flamante reforma educativa aprobada en septiembre pasado.

Lo que llama la atención es que, conociendo la amenaza con anticipación, el titular de la SEP, Emilio Chuayffet, no tomó las medidas necesarias para garantizar la aplicación del examen y dejó en manos de los  gobernadores Gabino Cué y Salvador Jara el proceso que debió ser blindado en sus estados. ¿De qué fuero goza Rubén Núñez, amo y señor de la sección 22 del SNTE, para tomar sedes y suspender este tipo de exámenes en Oaxaca? ¿Dónde quedan las leyes federales ante estos hechos para evitar que la reforma educativa federal se aplique en todo el país? 

¿Se puede legitimar el hecho como: “Jornada copiosa e histórica, que puede inscribirse con letras de oro en las páginas de la educación del país”, según Ramiro Álvarez, coordinador del Servicio Profesional Docente, cuando no se instalaron 9 sedes del examen, afectando a más de 3 mil aspirantes, además de otros incidentes en Chiapas, Tabasco y Yucatán? “Sin condiciones óptimas”, esa es la única respuesta que se dio a los maestros para justificar la incapacidad de las autoridades educativas para enfrentar los hechos. 

Resulta increíble que, en el Colegio de Bachilleres número 35 de Chiapas, no se aplicara la prueba porque al director se le olvidó abrir el plantel. En Tabasco también hubo problemas, ya que muchos aspirantes llegaron tarde a la sede y les fue negado el acceso. Aquí en Yucatán, un grupo de maestros se negaron a presentar el examen argumentando que las preguntas no estaban en el temario, lo que originó que los demás grupos también abandonaran la prueba por falta de equidad en su aplicación. 

Detalles menores si se quieren ver así, pero irregularidades que no debieron suceder. Ahora sólo queda esperar a que la dependencia federal reprograme fecha y sedes y para realizar su pronta  aplicación.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios