21 de Septiembre de 2018

Opinión

“I still do”, ¿lo último de Clapton?

La revista Rolling Stone lo coloca en la posición número dos en su lista de Los 100 guitarristas más grandes de todos los tiempos...

Compartir en Facebook “I still do”, ¿lo último de Clapton?Compartir en Twiiter “I still do”, ¿lo último de Clapton?

La revista Rolling Stone lo coloca en la posición número dos en su lista de Los 100 guitarristas más grandes de todos los tiempos; la publicación Guitar World incluye cinco de sus temas entre los mejores solos de guitarra de todos los tiempos; podría hacer en esta columna una lista inmensa de los récords, premios y halagos que le han hecho a Eric Clapton a lo largo de su carrera pero nos enfocaremos en su más reciente producción titulada “I still do”.

El compositor y cantante nacido en Ripley,  Inglaterra, el 30 de marzo de 1945, ha llevado una vida de escándalos y sufrimientos, su adicción a las drogas, la muerte de su hijo Connor –al que le compuso “Tears in heaven”- por si esto fuera poco, ahora el guitarrista padece una enfermedad que podría llevarlo al retiro: neuropatía periférica.

 “He sentido mucho dolor durante el último año. Empezó con un  dolor lumbar y después se desplazó a otros lugares”, menciona Clapton en una entrevista para la revista Classic Rock.

El apodado “Slowhand” (mano lenta) nos regala un disco que podría ser el último de su carrera, producido por Glyn Johns, “I still do” muestra a un Clapton sereno, en paz y eso se transmite en cada una de las 12 canciones que conforman la producción.

El resultado final del disco es una maravilla, podrá no ser el mejor, pero si llega a ser el último es la cereza del pastel, armonías perfectas, acompañamientos sublimes, le hace justicia a la carrera de este grande.

Dos canciones son de su inspiración “Spiral” y “Catch The Blues”, son simplemente un par de joyas que seguramente se convertirán en clásicos; toca temas de JJ Cale y Bob Dylan, en este disco Clapton vuelve a sus inicios que son el blues pero también tiene pasajes de rock y pop/rock, géneros en los que incursionó de manera exitosa.

Lo que se escucha son órganos Hammond, guitarras con fraseos exactos y sublimes, acordeón que ambienta de manera exquisita, su voz se acomoda en tonos en los que ya no se esfuerce al cantar, pero aun así es un trabajo excelente.

El diseño de la portada del disco lo hizo Peter Blake, el mismo que ilustró al “Sargent Pepper's Lonely Hearts Club Band” de The Beatles, esto es un ingrediente más que al disco lo hace desde ya legendario.

Aún nos debe una colaboración más, a fin de año se publicará el tema que grabó con los Rolling Stones y éste según la prensa inglesa sí será el último.

Estimados lectores nos leemos la próxima semana.

Saludos y mucho rock.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios