23 de Septiembre de 2018

Opinión

Iepac 2015

Consejeros electorales y representantes de los partidos alabaron la destacada dirección de la Lic. María de Lourdes Rosas Moya, consejera presidenta, durante todo el procedimiento.

Compartir en Facebook Iepac 2015Compartir en Twiiter Iepac 2015

En el boletín 64, del 31 de agosto del 2015, el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Yucatán (Iepac) clausuró oficialmente el proceso electoral ordinario 2014-2015 para la elección de alcaldes y diputados y regidores de la LXI Legislatura. Lo anterior confirma la voluntad ciudadana manifestada en las urnas.

Si bien, en sesión ordinaria, consejeros electorales y representantes de los partidos alabaron el desempeño mostrado por el personal del Instituto −para interpretar de manera irrestricta los valores  de la democracia−, se hace de elemental justicia recalcar la destacada dirección de la Lic. María de Lourdes Rosas Moya, consejera presidenta, durante todo el procedimiento.

Aún recuerdo recurrentes espacios en la prensa −seguramente pagados o maliciosamente dirigidos por la autosuficiencia característica de los que se sienten dueños del poder– que pusieron en entredicho la integridad y experiencia de la Lic. Rosas para ejercer sus funciones con estricto apego a las legislaciones federal y estatal. 

Desde que los pobladores reprueban desconfiados la actitud de los partidos políticos, es comprensible que éstos fomenten patrañas o libelos para confundir al electorado y llevar de paso agua a su molino En consecuencia, dirigentes partidistas, aspirantes a candidatos y servidores públicos deben comportarse a la altura para preservar los principios de certeza, imparcialidad, independencia, legalidad, máxima publicidad, objetividad y profesionalización que distinguen a este órgano electivo. México continúa con pasos firmes su transición política. Tenemos todos la obligación cívica de aprender de las lecciones positivas para no llamarse a engaño y quitarnos de una buena vez por todas el sambenito de la mediocridad.

Es innegable que aún quedan pendientes por resolver en el complejo devenir democrático de este país, pero es cosa de observar detenidamente las firmes huellas que vamos dejando en el camino para saber que vamos en la dirección correcta. Estaremos atentos a la atinada conducción del Iepac, alertas para denunciar las mentiras que atenten contra su razón de ser, esencialmente ciudadana, y exigir que las elecciones se desarrollen con el cabal compromiso que ennoblece los valores fundamentales y el bien ser. Honor a quien honor merece.

¡Vaya biem!

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios