15 de Diciembre de 2017

Opinión

Imperdonable comentario

Recientemente fui testigo de negativa actitud que me hizo recordar el pasaje bíblico...

Compartir en Facebook Imperdonable comentarioCompartir en Twiiter Imperdonable comentario

Recientemente fui testigo de negativa actitud  que me hizo recordar el pasaje bíblico que habla de los sepulcros blanqueados (Mateo 23:27). Si, aquellos fariseos que por fuera lucen hermosos pero por dentro…, como diríamos en lenguaje coloquial, fingían demencia. 

Lo más lamentable es que lo que a continuación les relataré  sucedió dentro del espacio físico de una institución de salud. Sin entrar en detalles, les comento que hace algunos días se presentó un problema con un médico de pregrado en período de formación y adiestramiento y, con el afán de darle solución, se  turnó a quien ha sido nombrada y elegida para asistir a este grupo ante cualquier asunto y ser mediadora estratégica.

Mi sorpresa fue mayúscula cuando como solución propuso que el mejor  camino para ayudarle a resolver el presunto conflicto era que “se diera de baja” en este brazo del sector salud e insultantemente sugirió cambiara a un hospital de otro sistema, con el argumento de que allí sí lo aceptarían, toda vez que en ese brazo asistencial no existe vigilancia  cuando de calidad académica se habla y no son tan exigentes con las aptitudes de los galenos en formación. ¡Qué respeto, ni qué derechos humanos!

Entenderá, amable lector, del porqué no doy siglas específicas, ya que me resulta este pasaje por demás vergonzoso, falto de ética y sensibilidad desde cualquier ángulo que se analice. ¿En manos de quiénes se deposita la vigilancia de las futuras generaciones? Y recalcó que este episodio va más allá de las credenciales académicas del “profesor”, con funciones administrativas. ¿Más bien me refiero a la forma en que se denuesta, al intentar con juicio sumario, descalificar a una estructura que también es baluarte de la salud en este país?. 

De ninguna manera es tolerable que si bien las instituciones de salud atraviesan serios problemas económico-estructurales, consecuencia de circunstancias múltiples  (incremento de enfermedades crónico degenerativas, errores en planeación, recortes del presupuesto entre muchos), alguien que se formó y transitó por los mismos pasillos de estos colosos intente soslayar logros y titánicos esfuerzos con el afán de rescatar estos baluartes, orgullo de México.

Estoy seguro de que los funcionarios que están en el organigrama por encima de esta “funcionaria de mando medio” y falta desde sus cimientos de respeto a sus iguales ¡no están enterados! Afirmo lo anterior porque los conozco y son de probada capacidad y calidad humana. Para concluir destaco que, más allá de si tiene la razón sobre el caso particular del galeno en formación, deberá recordar que como los vemos nos vimos y como nos ven se verán. Ejemplo y respeto exijo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios