15 de Noviembre de 2018

Opinión

Impericia oficial ante desastres

Huracanes, terremotos, inundaciones, erupciones volcánicas, etc. Nadie puede evitar su existencia y el daño que causan.

Compartir en Facebook Impericia oficial ante desastresCompartir en Twiiter Impericia oficial ante desastres

Existen males que son inevitables. Son los ocasionados por ciertos fenómenos de la naturaleza y han causado dolor a lo largo de la historia de la humanidad: huracanes, terremotos, inundaciones, erupciones volcánicas, etc. Nadie puede evitar su existencia y el daño que causan. En el mundo de la religiosidad se les llama misterios. De ello acaban de ser víctimas miles de compatriotas en Guerrero y otros lugares.

Existen otros males que –a diferencia de los anteriores– son evitables. Son aquellos que causan dolores que pudieron eludirse o aminorarse y que no lo fueron por impericia, indecisión, ineficiencia, corrupción, falta de previsión. No son misterios, son los males que unos hombres causan a otros hombres. De ello también acaban de ser y siguen siendo víctimas los compatriotas antes referidos.

Y es que las inundaciones acontecidas con su cauda de muertos –van casi 160– y miles de damnificados no son responsabilidad del gobierno. Lo que sí puede atribuírsele son sus ineficiencias que ocasionaron el incremento en víctimas y daños.

Por lo que se ve –y es deseable que se deslinden responsabilidades, apliquen correcciones y castigos– autoridades de ahora y de antaño permitieron asentamientos humanos y construcciones en lugares no aptos para ello. Y ya se sabe que con la naturaleza no se juega.

Pero también es evidente que el actual Gobierno Federal fue incapaz de prevenir y atender de inmediato la contingencia. Su primera excusa ha sido la magnitud de los fenómenos, de allí pasó a endosarle la culpa a otros, ya que dice haber avisado a tiempo. Lo cierto es que dejó mucho que desear su desempeño.

Como es muy probable -no deseable-  que estos misteriosos fenómenos continúen, bien haría el Gobierno Federal en evaluar las acciones de sus subordinados en el tema y aplicar correcciones. Las excusas no son un buen camino. No se trata de cosas, se trata de vidas humanas dignas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios