Inaceptables pero explicables

No solo es de complicidades y corrupción la relación entre policías y maleantes, sino hasta de parentesco.

|
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Ayer, en la Casa de Guerrero (en Coyoacán, DF, durante la presentación del libro Claroscuros, de Fernando Lasso, sobre la historia política de México),  algunos de los asistentes compartieron con la audiencia experiencias tan abominables como estas:

–En Ayutla de los Libres, además de las extorsiones, la violencia y el terror llegaron a tal extremo que los criminales llamaban a cualquiera exigiéndole: “¡Mándame a tu hija (o a tu esposa) aquí al hotel!, o ya sabes lo que te puede pasar...”.

–No solo es de complicidades y corrupción la relación entre policías y maleantes, sino hasta de parentesco.

La ineficiencia de los gobiernos (sobre todo municipales y estatales, pero también el federal) y la desesperación de centenares (o miles) de pobladores están detrás de los repentinos grupos de autodefensa que, por dudosos, ilegales y riesgosos que sean, surgen de un sentimiento real de abandono y orfandad.

Aun armados por delincuentes afines o ligados a esas localidades, estos “policías” pirata podrían tararear el verso de Sabina: Nos sobran los motivos…

Cargando siguiente noticia