24 de Septiembre de 2018

Opinión

Los incendios forestales

De enero a mayo se realizan quemas de los terrenos y así prepararlos para la siembra. Con frecuencia el fuego no es bien controlado y se pasa a las áreas forestales circundantes.

Compartir en Facebook Los incendios forestalesCompartir en Twiiter Los incendios forestales

Cada año, en todo el mundo, durante las temporadas de sequía, aumenta el riesgo de incendios debido a diversos factores, entre los que se encuentran la acumulación de combustible orgánico seco en bosques y selvas.

En México, en gran parte del país, de enero a mayo se realizan quemas de los terrenos y así prepararlos para la siembra. Con frecuencia el fuego no es bien controlado y se pasa a las áreas forestales circundantes.

Un incendio forestal lo podemos definir como la propagación libre y no programada del fuego sobre la vegetación en bosques, selvas y zonas áridas y semiáridas. El fuego, al ser producido por la liberación y desprendimiento de energía en forma de luz y calor producidos por la combustión de vegetación forestal cuya ignición no estaba programada, nos obliga a realizar su extinción lo más pronto posible. 

En días pasados, en la zona conocida como Cono Sur (donde convergen Campeche, Yucatán y Quintana Roo), se inició un incendio de vegetación en una zona eminentemente forestal, en terrenos de la comisaría de Nohalal, Tekax, que debido a su punto de inicio y lo complicado del terreno hace muy complicada su extinción; sólo ingresar por brechas desde el camino más cercano les lleva a los brigadistas poco más de dos horas y si tomamos en cuenta el trayecto de ingreso, el tiempo de ataque al incendio y el trayecto de salida de la zona hasta el campamento más cercano, podemos contabilizar poco más de seis horas, situación que hace más difícil poder terminar con este incendio.

Tal vez lo más delicado ambientalmente hablando es la pérdida de vegetación forestal, tan necesaria a la sustentabilidad ambiental, pues esas más de 3 mil hectáreas que se han perdido hasta el momento son daño que tardará muchos años en remediarse.

Las zonas forestales son consideradas los pulmones de nuestro planeta. En un sentido amplio de acción podemos asegurar que las pérdidas más graves causadas por los incendios forestales, indiscutiblemente, son las vidas humanas, que en este caso no se han registrado, ya que el centro de población más cercano se ubica a dos horas de camino. Los incendios arrasan con la madera, el hábitat de fauna silvestre, contaminan el aire, contribuyen al cambio climático, propician la erosión del suelo, afectan el paisaje y alteran el régimen hidrológico, entre muchos otros lamentables impactos ecológicos, económicos, sociales, políticos, y operativos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios