21 de Septiembre de 2018

Opinión

Inminente recesión en la capital

La negra sombra de una crisis social y económica sin precedentes empieza a vislumbrarse en el futuro cercano...

Compartir en Facebook Inminente recesión en la capitalCompartir en Twiiter Inminente recesión en la capital

La negra sombra de una crisis social y económica sin precedentes empieza a vislumbrarse en el futuro cercano de la capital quintanarroense como consecuencia directa de la pérdida de poder adquisitivo de miles de familias chetumaleñas, víctimas inocentes de los ajustes en la nómina gubernamental.

La anunciada oleada de recortes y despidos de la burocracia estatal y municipal es solo una parte del problema, pues además a partir de esta semana en todas las dependencias de gobierno y organismos paraestatales anunciaron fuertes apretones de cinturón que dejarán a otros miles de empleados luchando por sobrevivir.

Pues sí, como un efecto colateral de la reingeniería administrativa emprendida por el gobierno estatal dependencias como la Procuraduría de Justicia, la Secretaría de Salud y organismos como la Comisión para la Juventud y el Deporte (Cojudeq) y el Instituto Electoral de Quintana Roo (Ieqroo) entre otras, anunciaron la cancelación de las compensaciones salariales, que en la mayoría de los casos eran mayores al mismo salario.

Y es que la gran mayoría de burócratas tienen plazas con niveles salariales ridículos,  con percepciones que apenas rozan los tres mil pesos mensuales, por lo que la compensación era una manera de complementar su ingreso dándoles una justa retribución para las labores desempeñadas y permitiéndoles un nivel de vida por lo menos aceptable.

Sin embargo con este nuevo golpe al bolsillo de los trabajadores, miles de burócratas verán mermados sus ingresos al punto de que la misma supervivencia les será difícil.

Si bien es cierto que en muchos casos compensaciones desproporcionadas se otorgaron de manera discrecional a recomendados, familiares y amigos de funcionarios, no se vale que a la hora de apretar el cinturón paguen justos por pecadores, ya que al eliminar por completo esta percepción se llevan entre las patas a muchos empleados que sí sudan la gota gorda y que a cambio recibirán migajas.

El problema se vuelve más serio cuando se analiza el panorama que le espera a Chetumal, capital cuyo sostén económico es el dinero de los burócratas, por lo que estas medidas de austeridad impactarán de lleno la actividad económica de la ciudad al reducirse dramáticamente el flujo de efectivo.

Los comerciantes, restauranteros, boutiques y tiendas de abarrotes locales serán sin duda las más perjudicadas, y se puede anticipar un cierre masivo de pequeños negocios llevándose con ellos otros tantos puestos de trabajo.

Urge un plan para mitigar los efectos de la crisis por venir con estrategias para reactivar la actividad económica en el sur y proteger a los empresarios, tomando en cuenta que es inminente el aumento del 11 al 16 por ciento de IVA en zonas fronterizas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios