11 de Diciembre de 2018

Opinión

Insistiendo, que es gerundio

Urgen las voces y las acciones que caminen junto a la autonomía de unos pueblos que en su rebeldía y resistencia, radical autodefensa, dejan al descubierto la podredumbre de un modelo de producción económica criminal y de la clase política sinvergüenza.

Compartir en Facebook Insistiendo, que es gerundioCompartir en Twiiter Insistiendo, que es gerundio

Desde que el EZLN irrumpió con su praxis política en la escena nacional e internacional la víspera de la entrada en vigor del NAFTA (siglas en inglés del acuerdo de libre comercio que firmaron Estados Unidos, Canadá y México y cuyos promotores presentan como un simple tratado para disfrazar las verdaderas implicaciones y alcances de lo acordado).

Hemos sido muchas las voces que hemos denunciado la estrategia de guerra de baja intensidad que el gobierno mexicano no cesa de articular para cercar militar, política, mediática y económicamente al zapatismo… ese zapatismo que muchas y muchos dicen, como si hablaran de sus teléfonos móviles, que ya pasó de moda; pero que, si así fuera, no representaría una amenaza a la práctica de saqueo, explotación, desprecio y represión que el capitalismo y sus testaferros llevan a cabo en nuestro país.

No es una casualidad que la noche del 2 de mayo (a ocho años del mayo rojo en Atenco) los paramilitares de la CIOAC-H, el PVEM(PRI) y el PAN hayan destruido una camioneta de la JBG “Hacia la Esperanza” que la CIOAC-H, con la complicidad de comisario ejidal, tenía retenida desde el 16 de marzo, cortado el abastecimiento de agua a la comunidad zapatista y destruido una escuela y una clínica autónomas.

Pero, por encima de todo, que hayan asesinado de la manera cobarde como lo hicieron al votán zapatista Galeano y herido tan certeramente a los compañeros Romeo, Andulio, Abacuc, Yadiel, Efraín, Gerardo, Ignacio, Esaú, Noé, Saúl, Elder, Héctor, Marín, Nacho y Jairo: poco a poco, el poder de arriba ha ido palomeando todos y cada uno de sus “asuntos por resolver” para finiquitar la venta del país y todo indica que ha llegado el turno al zapatismo.

Por ello, insisto: urgen las voces y las acciones que caminen junto a la autonomía de unos pueblos que en su rebeldía y resistencia, radical autodefensa, dejan al descubierto la podredumbre de un modelo de producción económica criminal y de la clase política sinvergüenza que le sirve la mesa; voces distintas a las de quienes en su racismo afirman que “lo sucedido es un capítulo más en la larga historia de conflictos que viven los indios de la región”, dando muestras de que su desprecio es directamente proporcional al tamaño de su ignorancia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios