25 de Septiembre de 2018

Opinión

Institutos, en la mira

Los institutos electorales de los estados y sus tribunales electorales están en la mira...

Compartir en Facebook Institutos, en la miraCompartir en Twiiter Institutos, en la mira

Los institutos electorales de los estados y sus tribunales electorales están en la mira, por una iniciativa impulsada por el PAN para crear el Instituto Nacional de Elecciones, concentrando en un IFE voluminoso la organización de los procesos electorales, propuesta que tiene sus flancos polémicos.

Un IFE descomunal abaratará costos de las contiendas –al menos en teoría –, despojando a los gobernadores de una institución que pueden manipular, como ha ocurrido en muchos estados donde los dados han sido cargados a favor del partido gobernante.

Un aspecto que pesa mucho es el que tiene que ver con el dinero, absorbido a manos llenas, incluso en años no electorales, cuando los consejeros y su burocracia muy bien pagada no tienen tareas significativas. Incluso, muchos consejeros aprovechan su tiempo libre impartiendo cátedra en universidades.

Lo intrascendente de sus tareas en años no electorales justifica su desaparición, o funcionamiento a un nivel mínimo, para evitar el despilfarro de presupuesto que urge en áreas tan rezagadas como la salud y el combate a la pobreza.

En cuanto a un nuevo IFE peligrosamente poderoso, su nacimiento puede acotar el poder de los gobernantes, preservando el poderío de los partidos que vetan o impulsan a consejeros confiables, quienes son obligados a defender sus intereses, manchando la imagen del IFE.

Pero además, en las oficinas centrales del IFE se tira la casa por la ventana a la menor provocación, gastando millones en rubros no tan estratégicos, consolidando el poderío monetario de una institución no tan confiable desde 2006. Centralizar el manejo de las elecciones suena muy bonito, pero implica una amenaza por el brutal fortalecimiento de un nuevo IFE, con representaciones en los estados manejadas a control remoto.

En cuanto a los tribunales electorales de los estados, tienen también sus puntos endebles, porque en años no electorales sus actividades son prácticamente nulas, resucitando cuando hay elecciones tan sólo como una instancia obligada para los partidos y sus figuras. 

La amenaza es similar para los tribunales, ya que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (Tepjf) y sus salas regionales tendrán un poderío escalofriante. Y aunque ciertos partidos festejen la extinción de tales tribunales, es un paso de alto riesgo que debe ser evaluado en muchas noches.

El tema del nuevo IFE debe ser parte de una reforma política de gran calado que ha sido omitida desde el año 2000, cuando Vicente Fox se instaló en Los Pinos. Los políticos que llevan las riendas de este país deben meterse de lleno en esta reforma que incluye una Cámara de Diputados y una de Senadores que den la cara a la sociedad y no se la vean, como ocurre hasta hoy.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios