19 de Octubre de 2018

Opinión

Isidoro: enseñanzas (5)

Después de ISIDORO ningún ciclón tropical nos volvería a ver la cara a los yucatecos, eso téngalo por seguro.

Compartir en Facebook Isidoro: enseñanzas (5)Compartir en Twiiter Isidoro: enseñanzas (5)

Jamás nadie se imaginó lo que ISIDORO nos podía causar, era tal la magnitud de los daños que todos estábamos incrédulos, impactados, atónitos. No aceptábamos lo que había sucedido.

Qué seguía, levantarse de nuevo ante la eventualidad; no quedaba otra y sobre todo la gran lección recibida nos serviría para graduarnos en cultura de la prevención, como realmente sucedió. Después de ISIDORO ningún ciclón tropical nos volvería a ver la cara a los yucatecos, eso téngalo por seguro y para prueba un botón: años más tarde, en el año 2005, nos preparamos para recibir a EMILY en el mes de julio, en plenas vacaciones de verano; lo que se esperaba que sería uno de los mejores fines de semana de la temporada se convertía en un período de preparativos intensos, y esta vez sí hicimos caso a las autoridades, sÍ tomamos todas las precauciones, aquel domingo fue inédito para Yucatán, dio gusto ver a la población, como un servidor sólo había visto en la Florida, prepararse para la llegada de un huracán. Vecinos podando árboles, autoridades desarmando semáforos, amarrando tinacos, los traslados de la población a los albergues, la maquinaria funcionando al 100%; autoridades de todos los niveles y población de la mano y codo con codo trabajando como un solo equipo ante la eventualidad.

Volviendo a ISIDORO, a la Facultad de Ingeniería de la UADY  le tocó apoyar en los trabajos de censo de los recursos del Fonden, todos los alumnos, coordinados por el personal docente, salieron hacia las zonas dañadas.

A un servidor le tocó coordinar la zona de Acanceh, era increíble ver lo que puede hacer la fuerza de la naturaleza, la desesperación de la gente porque se vaya a constatar la destrucción de su vivienda, las narraciones de cómo pasaron el huracán; fue en verdad algo que nos dejó pasmados y sin palabras, algo que ni a los alumnos ni a los docentes que participamos en aquel momento nunca se nos olvidará, eso se los aseguro.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios