25 de Abril de 2018

Opinión

Jaime González Aguadé y las comisiones

¿Qué pasa con los bancos mexicanos? Hasta el tercer trimestre de 2012 Inbursa había reportado ingresos por comisiones de 2 mil 095 millones de pesos.

Compartir en Facebook Jaime González Aguadé y las comisionesCompartir en Twiiter Jaime González Aguadé y las comisiones

Un banquero me dijo recientemente que las comisiones que cobran los bancos siguen siendo onerosas, y que sus ingresos por ese rubro en México continúan elevados, fuera de una lógica competitiva de mercado, y sin que ninguna autoridad las haya abordado para regularlas mejor. La pregunta ahora es si el nuevo presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, Jaime González Aguadé, abordará o no el tema, o preferirá enfocar sus baterías en las sociedades financieras no reguladas, como declaró recientemente. ¿Cuáles son los datos? Veamos.


Santander reportó ayer que durante 2012 obtuvo ingresos por comisiones de 14 mil 773 millones de pesos. Esto equivalió a 26.6 por ciento de los ingresos que tuvo en el año por intereses. ¿Es mucho o es poco? Comparemos.

BBVA Bancomer reportó ingresos por comisiones de 26 mil 918 millones de pesos (para todo 2012), equivalentes, a su vez, a 26.2 por ciento de lo que obtuvo como ingreso por intereses durante ese año.

¿Qué pasa con los bancos mexicanos? Hasta el tercer trimestre de 2012 Inbursa había reportado ingresos por comisiones de 2 mil 095 millones de pesos, que representaban una proporción equivalente a 16.6 por ciento de los ingresos que había obtenido por intereses. A su vez, Banorte había reportado, para el mismo periodo, un ingreso por comisiones de 8 mil 428 millones de pesos, equivalente a 17.9 por ciento de lo que obtuvo por intereses.

Así los datos, Santander y Bancomer cobran comisiones que representan una proporción más elevada de sus ingresos por intereses, mientras que Banorte e Inbursa cobran comisiones que representan una proporción menor. Ojo: esto no significa necesariamente que Santander y Bancomer sean más caros en términos absolutos, por la sencilla razón de que habría que analizar si la tasa de interés promedio que cobran los españoles por dar crédito pudiera ser más barata que la de los mexicanos, en cuyo caso las comisiones pueden ser equivalentes pero la proporción resulta más elevada. Así que conclusiones fáciles, no.

Lo que sí parece ser cierto es que la discusión pública sobre el tema se encuentra un tanto anestesiada, lo cual resulta ilógico a la luz de proporciones tan dispares entre los bancos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios