18 de Septiembre de 2018

Opinión

El Jergas, bienhechor de los mineros

Muchos mineros de Real de Catorce le deben a él su prosperidad y no lo olvidan, pues El Jergas los ayudó cuando sufrían momentos difíciles...

Compartir en Facebook El Jergas, bienhechor de los minerosCompartir en Twiiter El Jergas, bienhechor de los mineros

Entre los relatos más conocidos por los mineros de San Luis Potosí está el de un personaje conocido como El Jergas. Sin embargo, este ente no causa miedo porque se aparece como un humano normal. Pero lo bueno es que siempre trata de  hacer el bien a los buscadores de metales preciosos, que, en esta región, la plata suele ser el más frecuente.

Muchos mineros de Real de Catorce le deben a él su prosperidad y no lo olvidan, pues El Jergas los ayudó cuando sufrían momentos difíciles en su búsqueda de metales preciosos.

Hubo una crisis en una mina llamada La Maroma. Los encargados iban a suspender la explotación y abandonar la mina, pues ya no era redituable como lo fue en el pasado.

Una mañana, el capataz Javier Tobías llegó a las seis horas del día. Su patrón, el ingeniero Ramiro González, siempre llegaba a las diez de la mañana. Javier encontró a un hombre sentado en su escritorio, por lo cual le preguntó quién era y le reclamó por qué estaba sentado allí.

El hombre le respondió que era minero y acababa de ser contratado. Y que estaba allí para llevarlo a la mina, pues el patrón, el ingeniero Ramiro, ya lo estaba esperando en uno de los conductos subterráneos. El desconocido le advirtió a Javier que irían por una nueva área que hasta entonces no se había trabajado.

El nuevo empleado lo llevó por varios túneles hasta llegar a un socavón. El desconocido ayudó a Javier a bajar hasta allí. Después el minero le dijo al capataz que si no podía salir de allí, sólo tenía que alumbrar hacia cierta dirección. Dicho esto, se regresó.

Javier se quedó en ese lugar sin avanzar, pues temía caer en algún  hueco y así estuvo durante tres largas horas. Se corrió la voz y otros mineros avisaron al ingeniero González que alguien estaba en un túnel desconocido y que hacía señales con una lámpara. Lograron rescatarlo de ese lugar, en el cual se halló una magnífica veta que salvó a la mina de la quiebra. Así lo recopiló Mariano Aguilar Martínez.

Cuando Javier contó todo lo que pasó, la gente dijo que aquel hombre desconocido fue seguramente El Jergas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios