19 de Septiembre de 2018

Opinión

El juego de pelota como acto festivo

En restos de pinturas se ven músicos, lo que hace suponer que durante y después del ritual se realizaban danzas y desfiles con música.

Compartir en Facebook El juego de pelota como acto festivoCompartir en Twiiter El juego de pelota como acto festivo

Hace algunos años Eric Taladoire escribió un documento importante sobre los juegos de pelota en el que da idea de la gran diversidad de las canchas y las orientaciones norte-sur, este-oeste. También se notan ciertos patrones en los marcadores, que en las canchas tempranas no aparecen, lo que permite inferir que fueron de plumas o referencias pintadas en muros o en el basamento de la cancha. 

Las referencias como los anillos de piedra empotrados en los muros del juego de pelota de Chichén Itzá surgen en forma  tardía. 

Otros componentes de la cancha que no se observan fácilmente son los  símbolos que representan al sol, el terreno mismo del juego de pelota, los círculos de piedra, conjuntos que representan los tres niveles del universo. Las almenas tenían como función señalar los movimiento solares, tanto en la mañana como por la tarde, hacia el interior de la cancha. El recinto de los gobernantes en la cancha de juego de pelota se desplanta en la parte superior de uno de los cuerpos. 

En restos de pinturas se ven músicos, lo que hace suponer que durante y después del ritual se realizaban danzas y desfiles con música. Quienes acudían a estos actos festivos iban vestidos con la mejor indumentaria y el ajuar para resaltar el estatus social de la época. Esto recuerda las múltiples  escenas en las fiestas de las comunidades actuales, en donde las mujeres mayas participan con los impresionantes y bellos hipiles, llenos de colorido, que se complementan con los mejores ornamentos de oro. 

El sacrificio mediante la decapitación era otra de las partes más importantes del evento, pues ha quedado reflejado con los siete chorros de sangre en forma de serpiente brotando del cuello de los sacrificados.

Gracias a fragmentos de pinturas se conservan detalles de los jugadores con el cuerpo totalmente pintado de color amarillo celeste y rosa combinados con líneas verticales de color rojo; el rostro estaba pintado con diferentes diseños, en la cabeza llevaban un tocado, el cabello arreglado de diversa manera, inclusive algunos tenían tan larga la melena que les llegaba hasta las rodillas; en los pies llevaban sandalias de color rosa, amarillo y verde; completaban la indumentaria con faldellín, capa y orejeras. En la mano llevaban bastones pintados de varios colores.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios